Los alemanes, grandes consumidores, impulsan economía y también ahorran

Tras varios años de presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que Alemania mejorara los salarios para aumentar el poder adquisitivo de la población y con ello impulsar la economía de los...

Tras varios años de presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que Alemania mejorara los salarios para aumentar el poder adquisitivo de la población y con ello impulsar la economía de los países europeos, los germanos ralizan al fin grandes compras sin preocupación.  

La Sociedad de Investigación del Consumo (GfK) informó este día en Nurenberg que los alemanes consumen como pocas veces en el pasado, ya que el país goza de un alto nivel de empleo, aumentos salariales y récord a la baja en tasas de interés, pese a los embates proteccionistas de Estados Unidos contra Alemania. 

Y aún cuando el pueblo alemán ya le encontró el gusto al consumo conserva su costumbre de ahorrar. Este es un hábito que tiene efectos positivos para la economía alemana porque el gasto privado se convirtió ya en un motor económico tan fuerte como la exportación.

Las medidas de largo plazo que ha tomado el gobierno de Angela Merkel ya están haciendo efecto: ayuda financiera para las familias con hijos están impactando positivamente en las tasas de natalidad, el alto nivel de empleo y la mejoría en los sueldos han puesto a la recaudación fiscal alemana en auge.

A ello se suman buenos aumentos de las pensiones y jubilaciones, el bajo nivel de inflación y el abaratamiento de los créditos.

En los últimos tres años, el fisco no ha concertado nueva deuda para financiar el presupuesto público y además cierra el año fiscal con superávit de ingresos, ya que cada vez más alemanes tienen empleo y pagan impuestos.

La GfK indicó que la tasa de consumo en julio será de 10.7 puntos porcentuales y que durante 2018 aumentará en 1.5 por ciento. El factor decisivo, puntualizó, es la estabilidad del mercado de trabajo desde hace varios años.

El crecimiento del empleo es tal que el país registra actualmente déficit de fuerza de trabajo y de mano de obra.

Esta condición, agregó la GfK, ha neutralizado en la percepción ciudadana el impacto de los golpes lanzados por el presidente estadunidense Donald Trump contra la economía mundial y el libre comercio.