Denuncian represión policial e impunidad de paramilitares en Nicaragua

Defensores de los derechos humanos nicaragüenses denunciaron ante organismos internacionales al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por a la represión de la policía y grupos paramilitares, que ha...

Defensores de los derechos humanos nicaragüenses denunciaron ante organismos internacionales al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por a la represión de la policía y grupos paramilitares, que ha causado la muerte de más de 200 personas desde que comenzó la crisis en el país hace dos meses.

La denuncia fue presentada por representantes de organizaciones pro derechos y sociales en Ginebra, Suiza, en ocasión del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mientras en Nicaragua la prensa independiente y grupos sociales exigieron un “basta ya de represión”.

La delegación nicaragüense aprovechó diferentes foros en Ginebra para denunciar la represión de la policía, así como los ataques, asesinatos y persecución que llevan a cabo grupos paramilitares que actúan con impunidad, bajo la complacencia del gobierno de Ortega.

Refirieron que en Nicaragua han sido asesinadas 213 personas, otras dos mil 300 resultado heridas, 750 detenidas, 50 desaparecidas y 300 más amenazadas de muerte desde que iniciaron las protestas el 18 de abril, las cuales originalmente eran contra los planes de reformar el sistema de Seguridad Social.

Sin embargo, debido a la represión de las manifestaciones, aumentó el malestar social y con ello surgieron las demandas para que Ortega renuncie, ante lo cual aparecieron los grupos paramilitares que comenzaron a agredir a los nicaragüenses antigobierno.

Así, los delegados en Ginebra expusieron las violaciones y atropellos de la que es víctima la población nicaragüense y pidieron la intervención de la ONU para que cese la represión y se desarme a los grupos paramilitares que siguen cometiendo asesinatos en el país.

Los delegados son la directora de la organización Cisas, Ana Quirós; el director de Radio Darío, Aníbal Toruño; el vocero de estudiantes de la Universidad Autónoma de Nicaragua, Marcos Carmona; la representante de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Denise Darce; y la activista Bianca Jagger.

En Managua, también los periodistas nicaragüenses independientes condenaron este jueves la violencia contra la población civil, denunciaron ser objeto del asedio de las fuerzas gubernamentales y amenazas de los paramilitares, y exigieron el cese de la impunidad.

La prensa independiente se pronunció por segunda ocasión desde el inicio de la crisis, denunciando los violentos ataques al canal 100% Noticias, los incendios en las sedes de las emisoras Radio Ya y Radio Nicaragua, y las constantes amenazas de muerte y la persecución a los comunicadores.

Los periodistas aseveraron que en Nicaragua “no hay estado de Derecho” y que ellos no pueden ejercer su profesión a pesar del derecho a la libertad de expresión, pues reciben amenazas de muerte e incluso cuando cubren los acontecimientos son blanco de los ataques de la policía y paramilitares.

Aseguraron, sin embargo, que eso no los ha amedrentado para continuar con su trabajo de informar a la población la verdad de los hechos de manera profesional y confiaron en que los esfuerzos de las comisiones de trabajo y de la ONU tengan éxito para eliminar la violencia en el país.

Por separado, representantes de movimientos sociales, campesinos y autoconvocados se manifestaron afuera de las instalaciones de la Universidad Autónoma de Nicaragua para denunciar que la policía continúa con la represión y los paramilitares siguen sus ataques.

“Nos tienen en un toque de queda y reprimen nuestro derecho a manifestarnos, a protestas y a marchar”, señalaron los representantes y exigieron al gobierno que acceda a la democratización del país, recordándole a Ortega que él “no representa al pueblo nicaragüense”.

Repudiaron la agresión de policías y paramilitares armados en las calles del país e insistieron en que la población no tiene armas, que por ello tratan de protegerse con los tranques. Además, pidieron justicia por los niños que han muerto a manos de paramilitares y policías.

Describieron como “estado terrorista” la situación que vive el país, ya que el gobierno amenaza y asesina a su población de manera indiscriminada, “venimos a denunciar la masacre que está realizando el gobierno” dijeron y advirtieron que no descansarán hasta alcanzar justicia.

En este contexto, los nicaragüenses están convocados a participar en la Marcha de las Flores, programada para la mañana del próximo sábado en la capital Managua, con la cual se honrará a los niños y adolescentes que han sido asesinados por el régimen de Ortega.

Los manifestantes, que podrán llevar flores para depositarlas en un altar, saldrán desde el monumento Alexis Argüello hacia la rotonda Jean Paul Genie, donde se tiene previsto realizar un concierto para rendir tributos a los niños asesinados, y recordar a las demás víctimas mortales de la represión.