Espera eurodiputado que régimen venezolano caiga por sí solo

El portugués Francisco Assis, diputado por la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, considera que la posibilidad de una solución negociada para la crisis en...

El portugués Francisco Assis, diputado por la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, considera que la posibilidad de una solución negociada para la crisis en Venezuela se agotó y que ahora hay que esperar que el régimen caiga por sí solo.

“Creo que no hay otra solución para la crisis que el cambio del régimen político en Venezuela, pero ya no creo en la capacidad de solución por la vía estrictamente de la negociación”, afirmó Assis en una entrevista publicada por el diario El Nacional web.

“Llegará el momento en que este régimen, por cualquier razón, vía contestación popular o por el agravamiento de la situación, terminará por caer”, indicó en el marco de una visita a la ciudad brasileña Boa Vista, en donde se reunió con cientos de venezolanos que huyeron de la crisis política, económica y social.

Assis encabeza la delegación del Parlamento Europeo que inició el martes una visita de tres días a Brasil para evaluar la situación de los cerca de 50 mil venezolanos que han sido acogidos como refugiados en este país.

El eurodiputado considera que pese a las gestiones de organismos internacionales para mediar una solución a la crisis en el país, las autoridades venezolanas siguen sordas.

“Todos los esfuerzos hechos por la comunidad internacional para impulsar un proceso fracasaron”, reconoció.

“Hemos constatado que no hay de parte de quienes tienen el poder real en Venezuela apertura para el entendimiento".

"Vemos a Venezuela cada vez peor, con mayor degradación institucional, degradación económica, catástrofe social y catástrofe humanitaria, y creo que eso solo terminará con la caída del régimen”, agregó.

Francisco Assis anunció que el Parlamento Europeo está dispuesto a recomendar una elevación de la ayuda que la Unión Europea (UE) ha ofrecido a los venezolanos refugiados en Brasil, tras constatar la difícil situación en que viven en Roraima, estado fronterizo con Venezuela.

"A nosotros nos resta llamar la atención a nivel mundial sobre la gravedad de lo que está ocurriendo y ofrecer alguna ayuda financiera a los refugiados",  señaló Assis, en un reporte del diario El Universal.

"La Unión Europea tiene fondos que están previstos para atender situaciones de esta naturaleza", agregó.

Según el eurodiputado portugués, la UE aprobó inicialmente una ayuda de cinco millones de euros para los refugiados venezolanos en Brasil, cuya liberación puede ser firmada en el encuentro que la delegación europea tendrá este jueves con autoridades brasileñas en Brasilia.

"En este momento serán enviados cinco millones de euros, pero nada impide que más tarde se envíen más recursos para apoyar proyectos en Roraima, porque aquí el problema es más grave", dijo.

Assis afirmó haber constatado que la ayuda es urgente tras la visita que hizo a Nova Canaa, Tancredo Neves y Jardim Floresta, tres de los refugios construidos por el gobierno brasileño para atender a los venezolanos que han llegado a Boa Vista y que son gestionados por la Acnur.

De los 50 mil venezolanos que se calcula que buscaron refugio en Roraima, número que puede ser mayor ya que el promedio en los últimos meses fue de 400 por día, unos 25 mil se instalaron en Boa Vista, la capital regional, lo que equivale al 7.5 por ciento de la población total de esta ciudad que carece de recursos para atender tal éxodo.

Los cuatro refugios visitados por la delegación europea solo tienen capacidad para mil 400 personas, por lo que muchos inmigrantes viven en las calles mientras esperan cupos en los abrigos o que las autoridades los envíen a otras ciudades de Brasil, en un proceso de "interiorización" aún incipiente.

Según datos oficiales, en los nueve centros construidos hasta ahora en Roraima para acoger el intenso flujo migratorio viven unos 4.200 venezolanos, mientras que otros 527 fueron trasladados a las ciudades de Manaos, Cuiabá y Sao Paulo para iniciar su interiorización.

De acuerdo con datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), más de dos millones de venezolanos han abandonado el país desde 2005 con destino a diferentes países.