Capacitan a personal de sector salud en manejo de residuos peligrosos

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) impartió un taller sobre manejo de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI), para personal del sector salud, de los ámbitos público...

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) impartió un taller sobre manejo de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI), para personal del sector salud, de los ámbitos público y privado, así como del Hospital General de Pachuca, en Hidalgo.

La dependencia informó que dicha capacitación ayudará a crear conciencia del cumplimiento de la legislación ambiental para, así, evitar posibles procedimientos administrativos por inadecuado manejo de residuos y mejorar el uso de los recursos para la salud.

El programa de capacitación se impartió a 115 personas y tuvo el objetivo de que las instituciones de salud públicas y privadas tengan la posibilidad de llevar a cabo un manejo integral de los residuos biológicos infecciosos, y así evitar la contaminación por este tipo de productos.

El taller se llevó a cabo en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Hidalgo (COPRISEH).

Con el curso se dotó de herramientas a los participantes en la forma de manipulación de RPBI, a fin de eliminar los riesgos para el personal involucrado, tener un medio ambiente más saludable y libre de riesgos para la población en general.

Para ello se proporcionó información sobre los beneficios del Programa Nacional de Auditoría Ambiental (PNAA), cuya principal característica es el ingreso voluntario de las empresas y entidades en procesos de verificación ambiental.

Esta acción se traduce en beneficios económicos para las firmas, al aumentar su competitividad mediante el uso de buenas prácticas ambientales.

La Profepa recordó que el manejo y disposición de Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos está considerado en la NOM-087-SEMARNAT-SSA1-2002, normatividad que establece las atribuciones de cada entidad involucrada.

Detalló que, en el caso de la COPRISEH, se establece la identificación, separación y envasado, mientras que la Profepa tiene entre sus atribuciones, la verificación, almacenamiento, recolección y transporte, así como el tratamiento e incineración.