Como parte de tareas de recuperación del río San Pedro, la titular de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proespa), Ofelia Patricia Castillo, informó que se recolectaron 376.8 toneladas de basura, de las cuales 150 corresponden a escombros y 226.8 a residuos sólidos urbanos.

En un comunicado, el gobierno estatal dio a conocer que también se realizaron más de 35 viajes con tolvas de nueve a 10 toneladas cada una, para su disposición final en el Relleno Sanitario de San Nicolás y el escombro en el Tiradero Municipal de San Antonio de Peñuelas.

La funcionaria estatal mencionó que se llevó a cabo el desazolve del cauce en los puntos donde se formaban represas, se retiró la vegetación muerta y troncos, se llevó a cabo poda de árboles de altura, desmalezamiento de las orillas y se aplicó un manejo especial a los residuos sólidos urbanos y llantas.

Afirmó que de la semana del 5 al 9 de junio se utilizaron seis equipos de maquinaria pesada, cinco tolvas de 30 metros para el manejo y depósito de residuos, cuatro camiones de volteo de 10 metros cúbicos y participaron 68 personas en total, quienes rehabilitaron casi el 50 por ciento del área del Río San Pedro que colinda con la zona metropolitana.

Recordó que se firmó un convenio con nueve empresas de Aguascalientes, quienes realizaron acciones para recuperar este cauce en un área de siete kilómetros, los cuales fueron divididos en sectores de 500 metros cada uno en ambos lados del margen, arrojando un total de 14 kilómetros lineales.

Añadió que como parte del saneamiento del Río San Pedro, realiza de manera permanente operativos de vigilancia en diferentes tramos del cauce y se mantiene vigilancia remota las 24 horas del día a través de siete cámaras actualizadas a un sistema HD, lo que resolvió las limitaciones respecto a la calidad de la imagen y la distancia de transmisión.

De esta manera, dijo, se puede detectar ilícitos ambientales que se cometan en las inmediaciones del Río San Pedro, como tiradero de escombros, tala y poda clandestina, descargas de aguas residuales, emisiones de ladrilleras, extracción de materiales pétreos e invasión a los márgenes del cauce, así como conatos de incendios.

En este proceso de recuperación también participaron la Secretaría de Sustentabilidad, Medio Ambiente y Agua, la Comisión Nacional del Agua, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Secretaría de Desarrollo Urbano del Municipio de Aguascalientes, entre otras.