El presidente de Turquía, Recep Tayip Erdogan, ha obtenido el 57.1 por ciento de los votos, según los primeros resultados oficiales tras el recuento del 50 por ciento de los sufragios emitidos en las elecciones presidenciales y parlamentarias del país.

De continuar esta tendencia, Erdogan logrará ser reelecto para un mandato de cinco años, sin necesidad de una segunda vuelta electoral, según la agencia local de noticias Anadolu.

En segundo lugar, se encuentra su principal rival, Muharren Ince, del Partido Republicano del Pueblo (CHP), con el 26.87 por ciento de los votos, seguido de la candidata conservadora Meral Aksener (7.8 por ciento) y del prokurdo Selahattin Demirtas (5.4 por ciento), mientras los otros dos candidatos no superar el 1.0 por ciento de los votos.

Además de las presidenciales, se celebraron este domingo elecciones legislativas, en las cuales el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan ha logrado un 54.3 por ciento de los votos, muy por delante del CHP (14.1 por ciento).

Erdogan, en el poder desde 2003, saludó la “transición” a una república presidencialista que se concreta en un país con estas elecciones presidenciales y parlamentarias, adelantadas un año y medio por el propio mandatario.

Tras depositar su voto en el barrio de Üsküdar en Estambul, el presidente turco declaró a la prensa que “junto a estas elecciones, Turquía lleva a cabo una revolución democrática. Porque por primera vez vivimos una transición hacia el presidencialismo”.

Erdogan, quien tendría mayores poderes, ha asegurado que el nuevo sistema traerá prosperidad y estabilidad a Turquía, en especial después del fallido golpe de Estado de julio de 2016, que dejó al país bajo estado de emergencia.

Cerca de 56 millones de ciudadanos turcos, incluidos unos tres millones en el extranjero, fueron llamados a las urnas para elegir al nuevo presidente de entre seis candidatos y a los 600 diputados del Parlamento, ambos para un mandato de cinco años.