La representante permanente de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, multiplicó sus críticas al sistema de Naciones Unidas, además de que culpó parcialmente a grupos civiles por el retiro de este país del Consejo de Derechos Humanos.

Las objeciones de Haley comenzaron tras la salida esta semana de Estados Unidos del Consejo, al que calificó de “pozo negro de prejuicios políticos” que hacen blanco de Israel en particular, al tiempo que ignora las atrocidades cometidas en otros países.

De acuerdo con el grupo civil OutRight Action International, la decisión “es sintomática del aislamiento general de Estados Unidos y un alejamiento de la diplomacia multilateral”.

Más tarde durante la semana, Haley culpó no solo al Consejo mismo y a su supuesta parcialidad en contra de Israel, cuyo mayor aliado internacional es Estados Unidos, sino a grupos civiles y defensores de derechos humanos que se opusieron a una reforma propuesta para este organismo.

En una misiva a una coalición de los más prominentes grupos civiles en el mundo, Haley fustigó que estas organizaciones se hubieran puesto “del lado de Rusia y China, y contra Estados Unidos, en un tema clave de derechos humanos”.

“Deben saber que sus esfuerzos por bloquear las negociaciones y frustrar las reformas fueron un factor que contribuyó a la decisión de Estados Unidos de retirarse del Consejo”, afirmó la diplomática.

Grupos civiles publicaron esta semana una carta en la que explicaron que se opusieron a las modificaciones de Estados Unidos por su preocupación de que reabrir el marco institucional del Consejo de Derechos Humanos causaría más perjuicios que beneficios a este órgano.

Los grupos civiles apuntaron que las reformas abrirían la puerta para que Estados que violan de manera sistemática las garantías individuales de sus ciudadanos socavaran la labor de este organismo de la ONU.

Aceptaron que “aunque el Consejo de Derechos Humanos no es perfecto, juega un papel esencial. Contribuye significativamente al fortalecimiento de las normas de derechos humanos, brinda protección y justicia a las víctimas y promueve la rendición de cuentas de los perpetradores”.

La coalición de grupos civiles recordó que el Consejo ha desempeñado un papel clave para garantizar la libertad de defensores de derechos humanos detenidos, así como investigaciones, incluidas Siria, Yemen, Burundi, Myanmar, Sudán del Sur, Sri Lanka y Corea del Norte, entre otros.

“Esta carta expresa abierta hostilidad hacia las organizaciones de derechos humanos con diferentes opiniones a Estados Unidos”, declaró Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.

Por si fuera poco, Haley también deploró la presentación esta semana de un informe elaborado por el relator especial de la ONU para el tema de la pobreza extrema y los derechos humanos, Philip Alston, quien criticó las políticas del gobierno actual de Estados Unidos sobre el tema.

“Las políticas aplicadas durante el año pasado parecen deliberadamente diseñadas para eliminar las protecciones básicas de los más pobres, castigar a quienes no están en el empleo y convertir incluso la atención médica básica en un privilegio”, escribió Alston en el informe.

De acuerdo con el documento, Estados Unidos presenta las tasas más altas de pobreza juvenil, mortalidad infantil, encarcelamiento, desigualdad de ingresos y obesidad en todos los países del mundo desarrollado, así como millones de personas viviendo en la pobreza.

Haley respondió que el informe es “engañoso y está políticamente motivado” debido a que es “claramente ridículo” que el relator investigara “al país más rico y libre del mundo”.

Y añadió que “lamentablemente, el informe es un ejemplo demasiado común de las prioridades fuera de lugar” de la ONU.

El senador federal, Bernie Sanders, contestó a Haley al señalar que Estados Unidos debe responder al hecho de que más de 30 millones de estadunidenses carecen de seguro de salud, más de la mitad de los trabajadores mayores no tienen ahorros para la jubilación y 140 millones luchan por cubrir sus gastos.

“Personalmente creo que es totalmente apropiado que el relator especial de la ONU se centre en la pobreza en Estados Unidos”, aseveró Sanders.