Luis Donaldo Colosio Riojas, hoy candidato a diputado local por Movimiento Ciudadano, reconoció el compromiso de ser hijo del extinto aspirante presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, pero también el de actuar de la mejor manera posible, con sus hijos como motivación.

En entrevista con Notimex, el abogado de profesión, sonorense de nacimiento, neoleonés por adopción, dijo que, a sus 32 años de edad, está preparado para incursionar en la política, para dignificarla, con todos los pros y contras, e ir en pos del sufragio en el Distrito 4 de la capital regiomontana.

Tener el apellido y heredar el legado colosista, “es un gran compromiso, es un gran reto, pero yo lo veo más porque tengo que guardar algo que me dejó mi padre, es el hecho de que yo se los estoy cuidando a mis hijos, no es mío, ni tampoco es de mi papá, es de mis hijos”.

“Entonces tengo que hacer un doble, quizás hasta un triple esfuerzo, por hacer las cosas de la mejor manera posible, porque mi trabajo, mis resultados, mi reputación, les pertenece, eso lo tengo que estar trabajando todos los días y en todo momento”, subrayó.

“Si no estuviera yo listo, no hubiera tomado yo esta decisión (de ingresar a la política), porque no estaba listo, no la había tomado antes... (tuvo que pasar) mucho crecimiento personal, profesional, emocional, mucho desarrollo que me hacía a mí falta, para poder tener todos los elementos para poder tomar esta decisión, sin que me temblara la mano”, dijo.

“En mi caso, fueron muchos factores, todo inició de manera subconsciente, cuando me convertí en padre de familia y me permitió ver la vida de manera menos egoísta, pero también la coyuntura actual, donde tenemos una política tan desahuciada, tan rezagada, una sociedad que se siente ignorada, ofendida con sus líderes”, sostuvo.

“El hecho de que tengo yo esta oportunidad de hacer algo por la gente, se juntó todo, y me di cuenta de que todas esas razones por las que yo no quería, el ambiente tan cochino, tan mezquino, tan traicionero, que es, son las razones por las cuales debía yo de entrar”, aseveró.

El padre de dos niños, Luis Donaldo, de 4 años y María Emilia, de 3, subrayó que “precisamente porque ese el tipo de liderazgo y ese es el tipo de política que yo no quiero ver para mi país”.

“Si es el proyecto de un servidor el que mejor les convence, yo les voy a agradecer profundamente el apoyo, pero que, si no, no pasa nada, pero lo único que sí les pido, es que no dejen de salir a votar, hay que salir a votar fuertes, con tranquilidad, con la cabeza, pero sobre todo con el corazón”, señaló.

Se debe sufragar, insistió, “no por costumbre, como se hacía antes, no con el estómago, porque eso no sale bien, con la cabeza y el corazón, por la mejor candidata, por el mejor candidato, que realmente vaya a trabajar por mí, por mi gente y por mi estado”.

“Así es como el elector debe demostrarle en todo Nuevo León y todo el país, que el ciudadano es el que manda, desde la boleta electoral”, señaló Colosio Riojas.

Respecto a su campaña, ya por concluir, expresó: “Vamos bastante bien, bien entusiasmados, buena respuesta por parte de la gente, pero por más positiva que sea la respuesta, siempre va acompañada de reclamo”.

“La gente está muy cansada, está muy harta, está dividida, con mucho resentimiento, con mucho coraje, y con toda justificación”, y el descontento es hacia el servidor público, “lo que esperarían ver de su futuro diputado”.

“Eso a nosotros nos sirve de una muy buena retroalimentación, de qué se debe y no se debe de estar haciendo, realmente ese ha sido el reclamo número uno en todo el distrito, no ha sido la inseguridad, no ha sido la falta de oportunidades de empleos, de educación, ha sido eso, la grosera desconexión que se tiene entre el ciudadano y el servidor público”, aseveró.

Para el candidato a un escaño en el Congreso de Nuevo León, “sí es posible revertir todo, pero toma tiempo, siempre y cuando nosotros estemos conscientes del sacrificio, en cuanto a nuestro esfuerzo y el tiempo y la paciencia que debemos de tener, pues todo bien, pero que no descorazone la gente”.

La consecución es viable, “pero lo que necesitamos es voluntad de trabajo, voluntad política, pero, sobre todo, voluntad de servicio”, enfatizó.

Refrendó que su propuesta la sustenta en “desarrollo para el estado de Nuevo León, para la ciudadanía, para la región, desarrollo para nuestras instituciones, son los tres ejes de mi agenda”.

“Tengo 32 años, casi 33, el 31 de julio los cumplo, va a ser un excelente regalo de cumpleaños, que me den la oportunidad de servir al estado de Nuevo León”, concluyó.