Ramón Vargas fue ovacionado por varios minutos por un público de pie en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, durante la gala que ofreció el tenor mexicano con motivo de su 35 aniversario de trayectoria.

Luego de recibir un reconocimiento a nombre de la Secretaría de Cultura federal, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes por sus 35 años de trayectoria, el intérprete emocionado y muy contento, agradeció a las autoridades culturales y al público.

“Hace 35 años aquí con esta orquesta del Teatro de Bellas Artes, en este lugar. Hemos crecido juntos y llamó compañeros a los de la orquesta y coro, porque me la paso muchas horas en ensayos y lo que queremos es oír siempre la música, y esto es lo que nos une finalmente”, expresó el intérprete del bel canto.

Agregó que la música y el arte son los únicos medios y la cultura para estar unidos, esta noche, por ejemplo “tenemos a compañeros de varias nacionalidades (orquesta), que podríamos poner un instrumentista de cada país del mundo y juntarlos en armonía para hacer música juntos para vibrar y para emocionar”.

Destacó que eso finalmente es la razón por la que “estamos aquí, para estar juntos y emocionarnos, para compartir y esto es lo más hermoso de mi carrera es compartir las emociones con el público y es hermoso cuando estas son entendidas y de manera recíproca podemos emocionarnos”.

“No me queda más que decir, que 35 años no son nada como dice el tango que son 20, pero aquí son 35, se han ido muy rápido, muy veloz. Esta carrera me ha dado mucho más de lo que jamás esperé, y bendigo a la vida por esta aventura que todavía no termina y que tengo la dicha de compartirla con ustedes”, expresó emocionado el tenor Ramón Vargas.

Posteriormente inició el concierto de la gala Ramón Vargas 35 aniversario con la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección concertadora Srba Dinic, que ejecutó la obertura de la ópera “Don Giovanni”, de Wolfgang Amadeus Mozart.

Luego salió al escenario el tenor Ramón Vargas para cautivar con su impresionante voz que ha cautivado a diferentes públicos del mundo y ofrecer una gran gala que disfrutó enormemente el propio cantante, pero sobre todo los asistentes en la sala, que respondieron con sendos aplausos.

El intérprete del bel canto y sus invitados, cantaron arias de óperas clásicas como “Lucia di Lammermoor” y “Don Pasquale”, ambas de Gaetano Donizetti, “La rondine”, de Giacomo Puccini, “Carmen”, de Georges Bizet y “Les contes d'Hoffmann, de Jacques Offenbach, entre otras.

Una noche inolvidable del tenor Ramón Vargas, quien fue ovacionado por un público que se puso de pie por varios minutos y pedir el tradicional encore, que el propio cantante aceptó para interpretar junto con sus invitados una pieza de la opereta “El murciélago”.

Los invitados a la gala fueron los sopranos: Rosario Aguilar, Lorena Flores, Graciela Morales y Patricia Santos; mezzosopranos: Oralia Castro, Rosa Muñoz y Frida Portillo; tenores: Enrique Guzmán, Ángel Macías y Edgar Villalva; barítonos: Alberto Albarrán, Carlos Arámbula y Jorge Ruvalcaba y bajo barítono: Rodrigo Urrutia.

Ramón Vargas con 35 años de carrera desarrollada en los mayores escenarios del mundo, en la actualidad es uno de los cantantes más prestigiados en el panorama de la lírica internacional.

Originario de la Ciudad de México, donde recibió sus primeras enseñanzas musicales del maestro Antonio López, obtuvo en 1982 el primer lugar del Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli.