Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, dijo que si gana la elección del 1 de julio, solicitará al Ejecutivo elaborar el presupuesto del próximo año y que pueda entregarlo en noviembre a la Cámara de Diputados, con el fin -dijo- de iniciar la transformación del país.

Insistió en que se requiere mayoría de su partido en el Congreso de la Unión y no voto diferenciado para, según él, evitar que se detengan las leyes que buscan el cambio económico, político y social. “Por eso es fundamental el voto parejo y no el diferenciado”, reiteró.

Al encabezar el mitin de cierre de campaña en Tlaxcala, prometió respetar todas las libertades del pueblo de México y de la voluntad ciudadana.

Para ello, dijo, habrán modificaciones a determinadas leyes para calificar como delito grave el que viole los principios democráticos, como son la compra de votos, y el uso del presupuesto para apoyar candidaturas.

Expresó que la democracia no traerá el cuerno de la abundancia, pero sí la legalidad y la transparencia. Uno de los problemas que se deben desterrar, apuntó, es la corrupción y "no nos va a costar mucho trabajo alcanzar este objetivo.

“Si el Presidente es honesto también lo deben ser los gobernadores y los presidentes municipales, debemos cambiar la imagen que tenemos a nivel internacional como uno de los países más corruptos del mundo”, agregó.

López Obrador dio a conocer que se sentaría con los integrantes de su eventual gabinete para explicarles a detalle cómo actuaría en los próximos seis años.