Los miembros de la OPEP, junto con otras naciones productoras de crudo fuera del cártel, están considerando un nuevo acuerdo sobre la producción de petróleo para 2019, señaló el ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak.

"Estamos planeando firmar un nuevo acuerdo para fines de este año", indicó Novak en la cumbre de la OPEP en Viena, que acordó aumentar la producción a partir de julio.

"El marco conceptual de ese acuerdo se compartió con todos los participantes de la reunión ministerial de hoy, para que puedan estudiarlo y realizar enmiendas", explicó el titular de Energía ruso en declaraciones a la cadena estadunidense CNBC News.

Sus comentarios se producen después de la reunión del sábado entre productores y no miembros de la OPEP.

Los aliados productores de petróleo, incluida Rusia, acordaron aumentar la producción de petróleo en un total de un millón de barriles por día (bpd) a fin de equilibrar la oferta y la demanda en la segunda mitad del año.

El acuerdo expira a fines de 2018, pero Novak dijo que ya se estaba planeando una propuesta adicional.

"Este acuerdo se basará, en gran parte, en el monitoreo de la situación del mercado, en la creación e institucionalización del órgano de gobierno y la capacidad de tomar medidas, de ser necesario, como se hizo en 2016", detalló.

El borrador del acuerdo será considerado nuevamente en la próxima reunión del comité de monitoreo en septiembre, agregó Novak, "con el fin de firmarlo en la reunión ministerial a fines de año".

El ministro añadió que el acuerdo de este fin de semana para aumentar la producción de petróleo en un millón de bdp "debería ser suficiente", a pesar de que Rusia originalmente argumentó que se debería implementar un aumento de 1.5 millones de barriles.

"Esta decisión no nos preocupa en modo alguno porque el mecanismo que tenemos es bastante flexible y nos permite tomar decisiones diferentes en el futuro", agregó.

Como parte del acuerdo de este sábado, Rusia planea aumentar su producción en 200 mil bpd.

La Conferencia de la OPEP analizó la evolución del mercado petrolero desde su última reunión en Viena a finales de noviembre y revisó las perspectivas para el resto de 2018, aseguró la organización en el comunicado final.

La Conferencia señaló que la situación del mercado petrolero ha mejorado aún más en los últimos seis meses, con la economía mundial manteniéndose fuerte, la demanda de petróleo relativamente robusta, aunque con algunas incertidumbres, y con el reequilibrio del mercado evidentemente continuando.

Por otro lado, los ministros de la OPEP han aceptado la petición de la República Democrática del Congo para incorporarse "con efectos inmediatos" al cártel, de ahí que se haya elevado a 15 el número de sus miembros.

El acuerdo alcanzado en la cumbre supone el incremento nominal de la producción de la OPEP y países como Rusia en un millón de barriles diarios, cerca de uno po ciento del suministro mundial.

Este repunte entrará en vigor el próximo 1 de julio. La cuantía pactada, en teoría, supondría reducir en algo más de la mitad los recortes de 1.8 millones de barriles diarios acordados a finales de 2016. Pero los analistas destacan que más allá del aumento nominal, lo verdaderamente relevante será conocer el incremento real.

En la práctica, añaden las firmas, el incremento de la oferta sería sensiblemente inferior al millón diario de barriles, debido al distinto grado de cumplimiento de los países respecto a las cuotas asignadas. Se estima que la cifra rondará los 600 mil barriles adicionales al día.