El regreso victorioso de Les Ballets Trockadero de Monte Carlo se coronó la noche de este sábado, con la segunda y última función que ofrecieron en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, dentro del ciclo “Entre Lenchas, Vestidas y Musculocas”, organizado por el Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura capitalina.

Durante junio y julio, el Teatro de la Ciudad abre sus puertas a proyectos LGBT para que muestren su talento y mensaje. “No es un espectáculo de gays para gays, sino de artistas para personas de todo el mundo que quieran ver y escuchar”, aseguró Carlos Antúnez, director del proyecto de difusión artística de calidad México de Colores.

“Entre Lenchas, Vestidas y Musculocas” es una propuesta cultural que engloba a diversos proyectos que han triunfado en lugares como España, Francia y Estados Unidos, y en ese marco vino a México Les Ballets Trockadero de Monte Carlo, compañía de bailarines profesionales que ejecuta amplia gama del repertorio de ballet.

La agrupación interpreta los más célebres ballets y danza moderna, incluidas las obras clásicas y originales con coreografías fieles a las maneras y conceptos de esos estilos de danza. La comedia se logra incorporando y exagerando las debilidades, los accidentes y las incongruencias de la danza seria; el resultado es una sesión de risas incontrolables.

El hecho de que los hombres, ataviados con coloridos trajes de danza para mujer, bailen todas las partes que integran el concierto sobre los dedos de los pies, como cisnes, sílfides o princesas románticas, realza el espíritu de la danza en lugar de burlarse de ella como una forma de arte, deleitando y divirtiendo al público; el respeto a la danza es evidente.

Esta noche, el programa dirigido por Tory Dobrin incluyó “El lago de los cisnes”, “Paso a dos a ser anunciado” y “Paquita”, con Robert Carter, Raffaele Morra, Alberto Pretto, Carlos Hopuy, Phipil Martin-Nielson, Duane Gosa, Joshua Thake, Christopher Ouellette, Jack Furlong Jr, Long Zou, Giovanni Ravelo, Kevin García y Roberto Vega en el elenco.

Los bailarines hacen tanto los roles masculinos como femeninos en un estilo humorístico que combina jocosas parodias de ballet, poses y comedia física con piezas “más rectas” destinadas a mostrar las habilidades técnicas de los intérpretes. Desde su fundación en 1974, Les Ballets Trockadero de Monte Carlo es un grupo aceptado en todo el mundo.

El ensamble ha actuado en más de 600 ciudades de 34 países alrededor del mundo, y ha participado en festivales de danza en Colombia, Holanda, México, España, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia y Austria, donde han cosechado numerosos éxitos y no pocos reconocimientos como el Premio Positano (Italia 2007) por la excelencia en la danza.