El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, llamó a todos sus simpatizantes a votar parejo, "nada de voto diferenciado o dividido, tiene que ser una votación seis de seis”.

Al encabezar un mitin en la plaza Los Fuertes de la ciudad de Puebla, dijo que "los corruptos" están "arañando la esperanza" de querer quedarse con los gobiernos estatales, el Senado de la República y la Cámara de Diputados con el fin de hacer contrapeso y evitar los cambios en el país.

También anunció que se daría marcha atrás a lo que a su juicio ha sido una política privatizadora durante este sexenio, en particular “el albazo” sobre lo que calificó como privatización del agua. “Ese acuerdo va para atrás”, afirmó.

Acompañado por Miguel Barbosa Huerta, candidato a la gubernatura del estado de Puebla por esta alianza, así como por los aspirantes a diferentes cargos de elección popular, insistió en que el primer domingo de julio todos deben “votar parejo”.

En caso de que gane la Presidencia de la República, dijo, “el compromiso que tenemos con los maestros se va a cumplir y se va a cancelar la mal llamada reforma educativa”, y apuntó que de acuerdo a su plan de descentralización la Secretaría de Educación Pública se ubicaría en la ciudad de Puebla.

Expuso que en su administración se daría atención a los jóvenes, así como a los adultos mayores a quienes se les aumentaría la pensión al doble, pero también a las personas con discapacidad que estén en condiciones de pobreza.

Asimismo, sostuvo el abanderaro de los partidos Morena, del Trabajo y Encuentro Social, se daría entrada a todos los alumnos a las universidades, “ya que es una marrullería y una mentira de que no hay espacio para poder estudiar”.

Agregó que se apoyaría a los campesinos, sobre todo a los que viven en la zona “huachicolera” que es altamente productiva, con fertilizantes baratos y para aquellos que se dediquen a la siembra de alimentos serán gratuitos.