Un grupo de nueve congresistas federales demócratas ingresó hoy a un centro de detención de niños migrantes, donde los menores son alojados en tiendas de campaña, tras haber sido instalado apresuradamente la semana pasada en el Cruce Internacional de Tornillo, Texas.

Otra delegación, conformada por 25 legisladores demócratas, visitó una instalación de procesamiento de inmigrantes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en la comunidad de McAllen, Texas.

De acuerdo con el representante federal demócrata Beto O'Rourke, uno de los congresistas que visitó el Centro de Detención en Tornillo, el sitio alberga a unos 360 niños de entre 13 y 17 años, 23 de los cuales fueron separados de sus padres tras cruzar la frontera desde México.

O'Rourke habló con los niños detenidos durante un recorrido por las instalaciones, junto con otros ocho representantes del Congreso.

Los legisladores fueron informados que siete niñas habían llegado a Tornillo el sábado por la mañana, la primera vez que el refugio de tiendas fuera del condado de El Paso recibía menores de edad que no son varones de entre 13 y 17 años.

El representante federal Joaquín Castro dijo que las niñas permanecen en una parte separada de las instalaciones de los niños y que a los dos grupos no se les permite interactuar. Aunque a los legisladores no se les proporcionó un recuento actualizado, O'Rourke indicó que cada día llegan más infantes.

"En el momento en que más nos necesitaban, los colocamos en tiendas de campaña con un calor de 105 grados (40 grados centígrados), no con sus padres, que es donde pertenecen", sostuvo O'Rourke.

Desde que se levantaron las tiendas, la semana pasada, activistas y legisladores han estado acudiendo al lugar para protestar contra la separación de familias migrantes. O'Rourke encabezó una manifestación el pasado sábado.

La víspera, los senadores federales demócratas Richard Blumenthal, Tom Udall y Martin Heinrich, visitaron el lugar como parte de un viaje a la región que incluía una parada en una estación de la Patrulla Fronteriza, pero no estaba permitido ingresar a la instalación.

El representante de Estados Unidos, Will Hurd, quien recorrió el sitio la semana pasada, señaló que los menores albergados en Tornillo fueron trasladados desde refugios en otras partes del país para dejar espacio a los niños que fueron separados de sus padres en la frontera.

En tanto, la delegación de 25 miembros del Congreso que visitó el centro de procesamiento de inmigrantes en McAllen, dijo haber observado niños que dormían tras las rejas, en pisos de concreto y bajo mantas térmicas de emergencia.

Incluso, cuando los padres e hijos no están separados, a menudo están alojados en celdas adyacentes que los separan, denunciaron los legisladores.

Agregaron que no observaron un sistema claro para reunir a los menores que fueron separados de sus padres, ya que a todos, incluso a los bebés, se les asignan diferentes números de identificación, de acuerdo con la dependencia que los atiende en su momento.

"Todavía hay miles de niños que están ahora sin tener lazos con sus padres y sin un sistema coherente para arreglar eso", comentó a la prensa el representante federal demócrata Joe Courtney.