Atentado de Boston
Jeff Bauman, momentos después del atentado, es atendido por los servicios de emergencia. FACEBOOK

Despertó sin piernas, medicado y con calmantes para paliar el inmenso dolor. Lo primero que hizo fue anotar los detalles que recordaba del atentado de Boston, tras el que sus dos piernas fueron amputadas por la explosión.

Y es que Jeff Bauman estaba muy cerca de la explosión. De hecho, él vio cómo un chico con gorra, gafas de sol y chaqueta negra dejaba a sus pies una mochila. "Me miró a los ojos", relató Bauman. Unos pocos minutos después se producían las explosiones. Su imagen ensangrentado y sin sus extremidades inferiores fue una de las más reproducidas en todos los medios de comunicación del mundo.

Bauman estaba esperando la llegada de su novia El hermano del herido ha narrado a varios medios de comunicación estadounidenses que al despertar tras ser intervenido por sus graves heridas y estando "bajo el efecto de muchas drogas", pidió papel y boli y escribió "mochila, vi al tipo, me miró".

Bauman estaba en la maratón, muy cerca de la meta, esperando la llegada de su novia, que corría en la carrera por primera vez.

Días después, y aún en la unidad de cuidados intensivos, colaboró con el FBI facilitando una precisa descripción del sospechoso al que vio dejar la mochila que después se supo contenía la olla a presión con el explosivo que se usó para el atentado.