Autoridades de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) de Guatemala expusieron los objetivos para el periodo 2018-2023, en el que esperan incrementar la recaudación fiscal y combatir el contrabando y la evasión, informaron hoy fuentes empresariales.

En un foro empresarial, el titular de la SAT, Abel Cruz Calderón, destacó las acciones de fiscalización para los próximos 18 meses, como parte del programa de trabajo de la dependencia, que denominó a 2018 como el “año del combate a la defraudación y contrabando aduanero”.

El funcionario indicó que en el periodo 2016-2017 se impulsaron medidas para reestructurar y modernizar la SAT, así como mejorar los controles aduaneros, sin embargo, admitió que esas acciones fueron insuficientes para elevar la eficiencia y detener la caída de la carga fiscal, que el año pasado se situó en 10.2 por ciento.

Sucesivas administraciones de la autoridad recaudadora de impuestos han fallado en sus planes de trabajo para incrementar la carga tributaria al menos a 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Guatemala, con alrededor de 17 millones de habitantes, es uno de los países con menor carga fiscal entre las naciones latinoamericanos, lo cual impide que se cuente con mayores recursos para la inversión social y la infraestructura.

En la reunión, convocada por la Asociación Guatemalteca Estadunidense de Comercio (Amcham), Cruz Calderón ratificó los objetivos de aumentar la recaudación “de manera sostenida” y mejorar la eficiencia del servicio aduanero.

Según datos de la SAT expuestos en la cita, el año pasado se recaudó un monto de 60 mil millones de quetzales (8.2 mil millones de dólares).

Las autoridades guatemaltecas proyectan recaudar unos 65 mil 400 millones de quetzales (8.9 mil millones de dólares) para 2019, que equivalen a 10.2 por ciento del PIB, aunque lejos del 11 por ciento que se pretende desde hace años.

El presidente de Amcham, Juan Pablo Carrasco, consideró importante que el sector empresarial conozca “de primera mano” las acciones que se impulsan para que la SAT funcione de manera eficiente y que sea “capaz de incrementar los impuestos de manera sostenida, honesta y transparente”.