El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió hoy una declaración de desastre para seis condados del sureste de Texas afectados por las inundaciones en el Valle del Río Grande.

La declaración incluye los condados de Aransas, Cameron, Hidalgo, Nueces, San Patricio y Willacy.

Las lluvias, que comenzaron desde el pasado lunes y se han abatido de manera torrencial en las últimas 48 horas, provocaron que McAllen impusiera un nuevo récord al haber caído unos 25 centímetros de lluvia este jueves, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (NWS).

El NWS mantiene vigente una declaración de emergencia por inundación para el área de McAllen-Mission.

Muchas partes de McAllen han registrado inundaciones severas, lo que condujo al alcalde de esta ciudad, Jim Darling, a declarar este jueves el estado de emergencia.

El récord anterior de lluvia en McAllen para un 21 de junio era de 3.5 centímetros, una séptima parte de la precipitación observada en las últimas horas, de acuerdo con Matthew Brady, meteorólogo del NWS.

En la comunidad de Weslaco, soldados de Guardia Nacional de Texas ayudaron a las agencias locales y estatales con las operaciones de inundación y evacuación.

Más hacia el sureste, en Brownsville, se han registrado 24 centímetros de lluvia en los últimos tres o cuatro días, dijo Brady. Brownsville típicamente recibe cuatro centímetros de lluvia durante las primeras tres semanas de junio.

Las lluvias están siendo causadas por una onda tropical que trajo altos niveles de humedad del Golfo de México.

En Weslaco, las tropas de la Guardia Nacional de Texas ayudaron a las agencias locales y estatales con las operaciones de inundación, mientras que los residentes parecían sacar lo mejor de la situación.