El decreto del presidente estadunidense Donald Trump, que pone fin a la separación de familias que sean detenidas al cruzar la frontera sin documentos, abre el riesgo de desatar otra crisis con familias detenidas por tiempo indefinido, dijo hoy la Coalición de Inmigrantes de Florida (CIF).

“Lo que el presidente está proponiendo va a empeorar el problema, porque ahora vamos a tener familias completas detenidas en estos centros”, dijo a Notimex Melissa Taveras, portavoz de la CIF.

La orden ejecutiva de Trump tiene el objetivo de mantener unidas a las familias mientras están detenidas, acelerar sus casos y pedir al Departamento de Defensa que ayude a hospedar a las familias.

“Esto de continuar con las detenciones es muy triste, las personas se están quedando en centros de detención por dos meses o tres meses, en vez de estar cumpliendo con su proceso desde otro sitio menos inhumano y que no sea un costo tan fuerte también para los contribuyentes”, expresó Taveras.

La orden de Trump también lleva a otra duda: qué sucederá después de 20 días, que es el plazo para una resolución judicial en que se permite actualmente la detención cuando hay niños involucrados.

Taveras también cuestionó qué pasará con los dos mil 342 niños que están separados desde abril de sus padres, según datos del Departamento de Seguridad Interna.

Trump dijo que mantendrá su política de “cero tolerancia” anunciada en abril pasado, mediante la cual todos los inmigrantes que cruzan la frontera son ahora sujetos de encausamiento criminal, pese a que el ingreso sin documentos al país es una falta administrativa y no un delito.

Desde abril, dos mil 206 adultos han sido encausados bajo cargos criminales por cruzar la frontera de manera ilegal.

“Lo importante es que se hizo sentir la opinión de la comunidad de lo cruel e incorrecto que estaba haciendo" Trump, señaló por su parte Nora Sándigo, dirigente de la Fraternidad Americana.