Investigadores de la Universidad del Valle de México (UVM) Campus Guadalajara Sur desarrollaron diversas metodologías de mínima invasión para reducir accidentes y minimizar pérdida de líquidos en tuberías.

Jorge A. Delgado Aguiñaga, profesor adscrito al Centro de Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico (CIIDETEC) de la UVM, en colaboración con otros investigadores, desarrolló los métodos de mínima invasión para mitigar este problema, denominados Sistemas de Detección y Localización (SDL) de fugas.

“Ciertamente existen métodos invasivos de alta precisión como la fibra óptica, pero su costo es muy elevado, lo que limita su aplicabilidad, por otro lado, hay sistemas basados en el modelo transitorio que permiten diseñar esquemas de diagnóstico que requieren mínima instrumentación, lo que se traduce en un bajo costo”, señaló.

Los Sistemas de Detección y Localización de fugas tienen por objetivo detectar y localizar fugas en tuberías que transportan líquidos a presión; este método, comentó Delgado Aguiñaga, “está compuesto básicamente por: 1) un conjunto de sensores de presión y flujo volumétrico; 2) un sistema de adquisición de datos, y 3) un algoritmo computacional.

“Un par de sensores (flujo y presión) se colocan tanto en el extremo aguas arriba como en el extremo aguas abajo de la tubería. El sistema de adquisición de datos concentra las mediciones y las deja disponibles a través de un equipo de cómputo

para su análisis. El algoritmo computacional (corazón del SDL) procesa esas mediciones y junto con algún esquema de diagnóstico, es capaz de detectar la fuga y estimar los parámetros de la misma: posición y magnitud”, indicó.

El especialista añadió que los algoritmos que ha diseñado hasta ahora con su equipo, están enfocados a resolver el problema de fugas en tuberías rectas (sin ramales) y son capaces de abordar incluso el problema de múltiples fugas no concurrentes (secuenciales en tiempo).

“La extensión de tales algoritmos al caso de sistemas complejos, como lo son las redes de distribución, sigue siendo un desafío, ya que en este caso existen ramificaciones e incluso circuitos cerrados”, señaló el investigador.

El proyecto, explicó Delgado Aguiñaga, surge porque en la actualidad el transporte de agua potable, derivados del petróleo y residuales se realiza mediante redes de tuberías: “Estos sistemas como cualquier otro son susceptibles a fallar por diversas razones, como desgaste natural, defectos en la instalación, invasión ilegal y sismos, e independientemente de la causa, las consecuencias pueden ser catastróficas, con pérdidas económicas y humanas, así como contaminación ambiental, entre otras”, precisó.

El académico añadió que, con el endurecimiento de la legislación, en la actualidad los proveedores de este tipo de servicios están llamados a evitar fugas en sus

sistemas, por ello, es importante diseñar e implementar esquemas de monitoreo y diagnóstico, con el fin de evitar accidentes y pérdidas, y una opción eficiente y de bajo costo son los algoritmos que se han diseñado.

Lo relevante del proyecto, aseguró Delgado Aguiñaga, es que “uno de los esquemas de diagnóstico diseñados fue probado con éxito y permitió la identificación de los parámetros de una fuga que ocurrió en la red de distribución de agua del SIAPA en la ciudad de Guadalajara, en marzo de 2016, logro que demostró la eficiencia y proporciona una alternativa de bajo costo para reducir pérdidas y riesgos.