La compañía de soluciones de pago Broxel negó que participe en elección o campaña política alguna, ya que cuenta con una estricta política de mantenerse ajena a cualquier proceso de este tipo.

En un comunicado, la empresa indicó que ninguna de las tarjetas Broxel-Metro ha recibido aportación adicional del Gobierno de la Ciudad de México o cualquier otra entidad, aparte de los 280 pesos con los que fueron repartidas originalmente.

Asimismo, todos sus servicios cuentan con un protocolo de control que previene el uso incorrecto, ilegal o distinto para el que fueron diseñados originalmente; este parámetro de seguridad permite identificar y reportar cualquier anomalía, destacó. 

Para el caso puntual de la Ciudad de México, la empresa dijo que no se ha reportado algún evento que salga de los parámetros del producto.

“En Broxel respetamos la ley, instituciones y entidades financieras encargadas de proteger el patrimonio, identidad e integridad de nuestros millones de usuarios. No apoyamos a partido político alguno”, abundó.