Representantes de ONG's de derechos humanos denunciaron que los estándares nacionales e internacionales sobre el trato de los reclusos en las cárceles se irrespetan en Venezuela, en especial los de presos políticos.

Denuncian que en los casos de presos políticos las violaciones de las garantías de reclusión van desde la incomunicación, el aislamiento celular durante meses, maltratos, torturas e incluso prohibición de tomar sol, destacó el diario El Nacional.

Gonzalo Himiob, director del Foro Penal Venezolano, declaró que los presos políticos son sometidos a tratos inhumanos, violando las reglas mínimas, los tratados internacionales e incluso las leyes nacionales sobre el tratato de los reos.

Advierte que no se cumplen las garantías que debe tener una persona presa, entre ellas el derecho a la visita de sus familiares y a la asesoría de sus abogados; el acceso a alimentos, servicios básicos y sanitarios, así como el respeto a su dignidad como ser humano.

Carlos Nieto Palma, director de Una Ventana a la Libertad, manifestó que una de las arbitrariedades es que los presos políticos son recluidos junto con personas que son juzgadas por delitos comunes, debido a que en Venezuela no hay cárceles especiales para los detenidos por razones políticas.

Agregó que si hubiera ese tipo de centros de reclusión, el gobierno estaría reconociendo que apresa a ciudadanos por motivos políticos.

Ambas ONG's denuncian la incomunicación, el aislamiento y la prohibición de las visitas de sus abogados como forma de tortura. “En algunos casos los reclusos no pueden hablar ni siquiera con sus abogados antes de las audiencias”, señaló Himiob.

Se estima que a la fecha existen 280 presos políticos en el país, de acuerdo con el registro del Foro Penal que ha contabilizado 12 mil 414 personas arrestadas por motivos políticos desde 2014.

La ONG señala que desde diciembre de 2017 han excarcelado a 120 presos políticos, de los cuales 79 fueron este mes.

Durante el gobierno de Maduro han sido privados de libertad mil 347 mujeres, 476 adolescentes y 105 militares. Además, 804 civiles han sido procesados en tribunales militares, de los cuales 72 aún continúan detrás de las rejas.