Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), llevó a cabo una supervisión de las condiciones de preservación del perrito de la pradera mexicano (Cynomys mexicanus) en diversas zonas del municipio de Galena, Nuevo León.

La Procuraduría señaló que en coordinación con Comités de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP) de la zona y elementos de la corporación policial Fuerza Civil, se visitaron ejidos como El Tokio, Santo Domingo, La Primavera y Sandía del citado municipio.

Refirió que el perrito de la pradera mexicano o el perrito llanero mexicano está en la lista de la categoría de En Peligro de Extinción (P) dentro de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, y protegido en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

El perrito llanero es endémico de esa región y se encuentra en un área de 135 mil kilómetros cuadrados, zona en donde predomina el cultivo de la papa, tanto de riego como de temporal, entre otros cultivos tradicionales de la región y que constituye uno de sus alimentos preferidos, lo que incide directamente en su presencia y reproducción.

La Procuraduría destacó que durante los recorridos se observó poca presencia de ejemplares, toda vez que son animales diurnos que construyen madrigueras para vivir y protegerse de los depredadores, cavando túneles que se conectan unos a otros dentro de las zonas semiáridas con praderas y pastizales.

Durante este operativos, los inspectores de la Profepa hicieron un llamado a los habitantes de las comunidades de la zona para proteger las especies en peligro de extinción, como el perrito de la pradera, endémica de esa zona del país, además de invitarles a integrarse a los Comités de Vigilancia Ambiental Participativa.