El Consejo Estatal de Protección Civil se mantiene en alerta preventiva por la depresión tropical 4-E que ocasionará lluvias intensas y con probabilidad de que pueda tocar tierra en la región de la Costa Grande, por lo que las clases en todos los niveles de educación se suspendieron para este viernes 15 de junio.

Por su parte, el capitán regional de Puertos, Gustavo Gómez informó que se determinó cerrar el puerto a la navegación a las embarcaciones menores y pesca ribereñas a partir de las 18:00 horas como medida precautoria para preservar la vida humana en el mar y la seguridad de las embarcaciones.

Informó el funcionario estatal que este fenómeno meteorológico se localiza 155 kilómetros al sur del puerto de Acapulco y a 290 kilómetros al sur sureste de Zihuatanejo; se mueve lentamente pero tiene tiene mayor tamaño y eso permitirá aportar por más tiempo humedad, nubosidad y precipitaciones.

“De acuerdo con el análisis meteorológico todo indica que podría acercarse a la región de la Costa Grande, incluso debido al intenso anticiclón podría desviarse hacía la brecha, es decir entrar a tierra en la región de la Costa Grande”, precisó el meteorólogo Roel Ayala.

Pronosticó que en el caso de Guerrero, las zonas más afectadas por las próximas lluvias, serán las regiones Costa Chica, Montaña, Acapulco, Centro y Costa Grande. 

A su vez, el secretario de Protección Civil, Marco César Mayares Salvador, dijo que el Gobierno del Estado tiene listos 599 refugios temporales en todo el estado, los cuales pueden ser habilitados, para dar cobijo y alimentación a poco más de 130 mil personas.

El gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores informó que sostuvo una plática vía telefónica con el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente quien le manifestó su preocupación por este fenómeno meteorológico.

Pidió a todas las dependencias de su administración coordinar esfuerzos con las autoridades del gobierno federal y los gobiernos municipales, en la aplicación de medidas preventivas y en la atención de la población que pudiera resultar afectada.

A su vez, el comandante de la IX región militar, Germán Javier Jimenez dijo que están preparados para entrar en caso de que se requiera con el Plan DNIII, el cual se aplica en algunos municipios se vieron afectados por el alto oleaje.