Los ataques y las amenazas de muerte contra periodistas que cubren incidentes que involucran al extremismo de derecha en Estados Unidos se han multiplicado desde la presidencia de Donald Trump, alertó hoy el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ).

En un análisis difundido este jueves sobre la más reciente de estas agresiones, el CPJ destacó que al menos 11 periodistas del sitio de información HuffPost, así como sus familias, fueron hostigados y amenazados en línea a fines de mayo y principios de junio de 2018.

De acuerdo con la editora del HuffPost, Lydia Polgreen, el hostigamiento se produjo después de que el sitio publicó un artículo escrito por el periodista Luke O'Brien que identificaba a una persona que opera una cuenta de Twitter, la cual comparte y tuitea contenido islamofóbico y antiinmigrante.

O'Brien dijo al CPJ que el 6 de junio de 2018, recibió miles de mensajes de amenaza y acoso por teléfono y en línea, dirigidos a él y su familia.

El periodista agregó que sus fuentes, así como tres personas que comparten su nombre y que viven en la Costa este, 10 de sus colegas en el HuffPost, y algunos de sus familiares también recibieron mensajes amenazantes.

De muchas de estas personas se difundió información personal, como los números de teléfono y las direcciones de sus casas, lo que se conoce como “doxxing”, de acuerdo con el CPJ.

Además de que su información personal fue publicada, O'Brien recibió imágenes de pistolas con mensajes que decían “ha llegado el momento” o que mencionaba a sus padres y su seguridad.

El periodista dijo que del 1 al 3 de junio de 2018, cada 30 segundos su teléfono sonaba con un nuevo correo de voz que decía: “podríamos matarte porque hacemos ese tipo de cosas”. Otro mensaje decía: “nos vamos a encargar de ti de una manera u otra. Vamos a enseñarte una lección”.

El hostigamiento comenzó después de que O'Brien informara en mayo de 2018 sobre Amy Mekelburg, la usuaria de una cuenta de Twitter que tiene más de 231 mil seguidores y que comparte contenido derechista e islamofóbico.

Ese incidente es el último de una serie de agresiones y amenazas que se han acelerado desde que Trump ganó las elecciones en Estados Unidos. El año pasado, el CPJ registró 44 agresiones físicas contra periodistas en Estados Unidos, la mayoría de ellos en protestas de la ultraderecha.

Alexandra Ellerbeck, coordinadora del programa para América del Norte del CPJ, expresó en una nota publicada este jueves por el diario The Guardian que estas agresiones son parte de “un cambio radical en la relación entre los activistas políticos y la prensa en la era de los medios digitales”.

Añadió: “los periodistas pueden ser vistos como una amenaza a la capacidad de los manifestantes para controlar las narrativas.

Ellerbeck destacó además que ha habido “un efecto de goteo” derivado de los ataques retóricos contra los medios por parte de políticos, incluido Trump.

De acuerdo con el CPJ, Trump atacó en a los medios de comunicación en Twitter en más de mil ocasiones desde el anuncio de su campaña y enero pasado.