Por más de cuatro años pobladores de San Felipe de La Rosa tienen que acarrear el agua en burros, carretillas o carretas a sus hogares, debido a que caciques del mismo poblado han bloqueado el sistema hidráulico.

Esta comunidad Mazahua se rige por usos y costumbres por lo que la falta de agua potable entre otros servicios públicos, ha hecho que los mismos habitantes se organicen y luchen para que cuenten con los servicios básicos expresó Eladio Alanís Dionicio, líder de la zona.

Los inconformes denunciaron que caciques se apropiaron de los terrenos por donde van las tuberías del pozo y ahora, no permiten el paso. Dicha acción, afecta a más de mil habitantes ya que tienen que abastecerse del vital líquido acarreándolo desde un manantial que se encuentra a media hora de la comunidad.

“En diversas ocasiones han solicitado el apoyo de las autoridades municipales para que se les ayude con la reparación de las tuberías o para que se llegue a un acuerdo por medio del diálogo con las personas que impiden el progreso para la comunidad, pero las autoridades no hacen caso de las problemáticas que aquejan a la población.

Paula Segundo Mondragón, vecina de San Felipe de La Rosa, señaló que cada tercer día carga su burro con cuatro botes de agua de veinte litros cada uno para lavar trastes, bañarse y consumo personal; la ropa dijo, la tienen que lavar en el río.

“Aquí somos las mujeres, adolescentes y hasta los niños, los que nos encargamos de buscar y llevar el agua a nuestras casas, no nos queda de otra, pero tenemos la esperanza de que algún día se pueda llegar a un arreglo para que dejemos de cargar botes y que el agua esté a nuestro alcance como debe de ser”, finalizó.