La diputada Rosa Alba Ramírez Nachis señaló la importancia de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público difunda las acciones para erradicar el cobro de comisiones que realizan los establecimientos comerciales al recibir de los consumidores tarjetas de débito o crédito.

En un punto de acuerdo remitido a la Tercera Comisión de Hacienda y Crédito Público, Agricultura y Fomento, Comunicaciones y Obras Públicas de la Permanente, consideró necesario eliminar el cobro de esas comisiones para proteger la economía familiar y evitar abusos, además de que se genera un aumento en los precios de los productos y desincentiva la demanda.

La legisladora de Movimiento Ciudadano explicó que en algunas zonas metropolitanas del país todavía se pagan comisiones por el uso de las Terminales Punto de Venta (TPV) tanto en establecimientos comerciales pequeños como grandes. “No es una práctica comercial ni financiera correcta”.

La Asociación de Bancos de México establece en su portal de Internet que los establecimientos que cobren esa comisión “caen en una práctica discriminatoria hacia los usuarios de la tarjeta de crédito, por lo que se deberá informar al banco al que pertenece la terminal para que llame la atención”, indicó.

Señaló que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) precisa que el cobro de comisiones adicionales por usar dinero electrónico incumple un pacto entre instituciones bancarias y comercios.

Ello dado que el contrato entre ambas partes señala con claridad que el uso de Terminales Punto de Venta no debe repercutir en el costo de los bienes y servicios.

Además en su portal electrónico la Condusef recomienda presentar una queja ante la institución bancaria dueña de la TPV, incluso cancelar la compra o servicio y acudir a otro establecimiento que no cobre la comisión ante la institución bancaria dueña de la terminal.

También planteó que la SCHP dé a conocer el impacto anual en las finanzas públicas derivado de las transacciones en efectivo que realizan los consumidores, pues de acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2012 el 44 por ciento de la población adulta en México no interactúa con el sistema financiero.