El jefe de gobierno capitalino, José Ramón Amieva, pidió a la Secretaría de Medio Ambiente local que genere una versión pública de cómo se conformó el proceso de adjudicación de los verificentros, los criterios y quiénes participaron.

En conferencia de prensa expuso que no desea que como imagen de un gobierno de la ciudad se tenga que “regatear” información o ésta sea producto de sospechas, y aclaró que son 57 y no 55 centros de verificación como se señaló anteriormente que iniciarán operaciones el 2 de julio.

Explicó que ya se cuenta con las ubicaciones y llamó a quienes están habilitando esos espacios a que estén listos para generar un reporte de avance que les permita cumplir el compromiso de comenzar operaciones en esa fecha.

El mandatario capitalino estuvo acompañado por el director general de Contralorías Internas en dependencias y órganos desconcentrados de la Secretaría de la Contraloría General, José Gerardo Chávez; y el director de Vigilancia Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), Roberto Sanciprián Plata.

Amieva subrayó que los principios que deben acompañar el funcionamiento de los verificentros incluyen un software que ha desarrollado la Sedema, el cual permite conocer en tiempo real el procedimiento que se sigue y tomar las decisiones pertinentes.

Además desde que un vehículo llega, identificar documentos y placas, para saber que ese vehículo coincide con los documentos que acreditan la tenencia y circulación, hasta el momento que ingresen por la línea de circulación. Esto no significa ninguna molestia para las personas que van a verificar.

El mandatario capitalino comentó que hay puntos adicionales, como las líneas que permiten monitorear todo el procedimiento, separación de funciones, y que se realiza de manera aleatoria. Es decir, nadie sabe qué vehículo va a pasar a su área de recepción, identificación y verificación.

Cada técnico encargado es responsable exclusivamente de su tramo de verificación. Todo está perfectamente sistematizado y se cuenta con la exposición de todos los tubos de gases para que no pueda existir alguna sospecha, abundó.

Añadió que se hace una verificación física del vehículo, que si bien es cierto no incide sobre el resultado de los hologramas sí permite dar a conocer al propietario cuál es el estado que por seguridad debe guardar su unidad.

“Nosotros seguimos fijando la fecha de operación plena para el próximo 2 de julio. Cualquier verificentro que no esté en condiciones de operar recibirá de inmediato las sanciones, no vamos a dar ninguna prórroga.

“Ahorita deben de estar en proceso de prueba los sistemas. Quien no cumpla no puede ser beneficiario o responsable de lo que implica tener un esquema de operación y administración”, afirmó.