El candidato del PRI a la alcaldía de Atizapán de Zaragoza, Enrique Geyne, aseguró que el 1 de julio llegará la alternancia con su triunfo tras 18 años de gobiernos panistas que, según él, han llevado a ese municipio a ser uno de los más inseguros del Estado de México.

Rechazó también que exista un efecto de Andrés Manuel López Obrador en el municipio y en la entidad, pues a pesar de los 18 años de campaña del tabasqueño tiene más detractores que seguidores.

“En mis recorridos la misma gente te dice: que no gane ese señor, creo que las encuestas que manejan los medios obedecen a un interés, pero la realidad en la calle hay una visión distinta y estoy cien por ciento convencido que la elección la va a ganar José Antonio Meade”, subrayó.

En entrevista sostuvo que el incremento de los indices de inseguridad se debe a los malos gobiernos del blanquiazul por lo que, a su juicio, la ciudadanía ya no quiere la reelección de la abanderada de ese partido Ana Balderas.

Confió en que Atizapán volverá a ser rojo y subrayó que su campaña es de caminar y tocar puertas para entregar sus propuestas y ni la lluvias ha impedido que realice sus actividades proselitistas .

Apuntó que a pesar de lo que digan sus adversarios políticos la ciudadanía está recibiendo bien sus propuestas de campaña, “y no tenemos la menor duda de que vamos a ganar”.

Reconoció que el 99 por ciento de las personas con las que dialoga en sus recorridos le piden mayor seguridad para el municipio, que es de los diez más inseguros de la entidad.

Por ello, ofreció que su gobierno estaría basado en tres ejes para convertir al municipio en el más seguro del Estado de México, con una estrategia elaborada por expertos en la materia, servicios públicos de calidad y desarrollo urbano con visión de futuro.

Acusó que la forma de operar de Acción Nacional es la compra del voto, entrega de despensas y tinacos, que incluso varios partidos han denunciado, y Morena trae el mismo operativo pero eso no le quita el sueño.