Las acciones que se han realizado para la conservación del tigre, especie que ha registrado una recuperación de hasta 21 por ciento de su población, se podrían replicar para la protección del jaguar en peligro de extinción.

La directora de Conservación del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) México, María José Villanueva, expuso lo anterior al compartir la experiencia en la conservación del tigre.

En conferencia de prensa, destacó que los jaguares y tigres tienen muchas cosas en común, empezando por tratarse de los felinos más grandes de sus respectivos continentes y pertenecer a la especie Panthera, además de que se localizan en grandes extensiones de territorio.

Lo anterior convierte a ambos felinos en grandes conectores intercontinentales, ya que tan sólo el territorio del tigre conecta a 13 países mientras que el jaguar conecta a 18 naciones de América Latina.

Ambos felinos guardan un papel importante en materia de equilibrio de los diferentes ecosistemas en los que habitan, aunque también enfrentan serios problemas relacionados con el conflicto que se produce al haber choques con la civilización.

El resultado ha sido la pérdida de una gran extensión de su hábitat, además de que ambos felinos son víctimas de la cacería furtiva.

Como consecuencia de ello, en el caso del tigre se pasó de tener una población de 100 mil ejemplares a principios del siglo XIX a apenas tres mil 200 en el año 2010, por lo que WWF puso un marcha una iniciativa denominada “Tigres por 2”.

Dicha iniciativa busca duplicar la población de tigres rumbo al año 2022, el cual será precisamente “el Año del Tigre” Chino, lo cual ha generado como resultado una importante recuperación de este felino de cerca del 21 por ciento, al reportarse en 2016 la existencia de tres mil 890 ejemplares.

De esta manera, se ha reportado el regreso del tigre al norte de China y Nepal se ha convertido en el primer país con cero cacería de tigre, mientras que en India se han cumplido tres años consecutivos sin que se registren represalias contra este felino por conflictos con ganaderos.

La investigadora aseguró que los elementos clave para este proyecto y que se pueden compartir con el jaguar, es una visión de largo plazo y una alianza clave con las comunidades locales que a diario conviven con estos felinos.

En ese sentido, advirtió que “si a las comunidades locales no les proveemos de una visión de largo plazo en donde veamos a jaguares, tigres y leopardos de las nieves junto con las comunidades como parte y custodios de esta naturaleza, no lograremos las metas que nos fijemos”.

Ante ello, aseguró que la principal herramienta con la que se puede trabajar para proteger al jaguar, será esa visión de futuro en esas localidades, a fin de que sean estas mismas las protectoras del felino más representativo de América Latina.

María José Villanueva ofreció la conferencia de prensa en el marco del primer Simposio Internacional de Ecología y Conservación del Jaguar y otros Felinos Neotropoicales, que se realiza en esta entidad.