A un mes de haber salido al aire el programa "¡Pásele yo invito!", Jorge “Coque” Muñiz destacó que es un proyecto muy interesante que impulsa la música y a los barrios, aunque también implica muchas dificultades al desarrollarse en diversas locaciones de la capital del país.

“No existe nada más complejo y lleno de sorpresas que grabar en exteriores, cuando uno graba en un estudio tiene todo, como el silencio, sabe dónde están los micrófonos y a dónde se puede afocar la cámara, pero aquí es padre”, indicó el conductor en entrevista con Notimex.

El programa comenzó sus transmisiones el 14 de mayo de 16:00 a 18:00 horas por a+ 7.2 de TV abierta, de lunes a viernes, por lo que “Coque” aseguró que se trata de una producción 100 por ciento familiar, el cual se graba por las mañanas.

“También vamos a otro lado, tenemos en contra que al llegar hay que levantar todo el escenario. A veces vamos a delegaciones que tienen ciertas características para estar ‘cómodos’, pero con el calor que hace hemos estado hasta 12 horas bajo el sol y la gente que dice ‘hasta aquí llego’, y al público lo tenemos que estar invitando a que se vaya un ratito a la sombra”, narró.

Entre las anécdotas contó entre risas que en una ocasión un perro callejero se subió al escenario y se sentó justo frente a él, lugar del que nadie logró moverlo; además, en los primeros programas que llovió mucho, a una de sus invitadas le cayó el agua en la cabeza en plena entrevista, porque una parte del “techo” que los cubría se perforó.

También recordó que en un momento en que estaba en una entrevista muy seria, uno de los muchachos estaba taladrando debajo del escenario y nunca se dio cuenta que durante 10 minutos estuvieron grabando la entrevista al aire y siguió con el ruido; aunado a los resbalones por el suelo mojado y demás imprevistos.

“Si logramos salir de esto ya no hay nada que te asuste, ni a los técnicos ni a los conductores. Lo que me gusta de este proyecto es que vamos contra todo, el canal es nuevo, no lo conoce el público, tiene un año y yo tengo cuatro semanas al aire, el proyecto es bien difícil y yo espero salir adelante”, aseguró.

“Coque” indicó que este programa involucra muchas cuestiones que valen la pena, como la posibilidad de poder regresar a la televisión la música que hay en la calle, y que consideró es la base de todo esto, debido a la gran cantidad de grupos, cantantes y compositores que buscan un espacio para que el público los vea.

“Tenemos la oportunidad en una semana de tener casi 20 grupos, más los cantantes, la gente que hace algo de circo, algunos magos y aparte, de repente gente que no ha tenido la posibilidad de salir en la televisión, se han presentado, por lo que si partimos de ahí, vale la pena el esfuerzo”, indicó.

Otra característica que el conductor enunció fue que con el programa acuden a espacios muy populares en donde la gente puede apreciar de forma gratuita diversos elementos y disfrutar a algunos artistas muy conocidos; así como juegos en los cuales el público se puede llevar desde una televisión hasta dinero en efectivo.

“Yo creo que en la República Mexicana, en todos los lugares, tenemos muchas cosas que nos molestan, pero también muchas que tenemos que presumir de nuestro barrio, de nuestra calle, de nuestra delegación, y eso vale la pena, más que si yo tengo trabajo o si soy el conductor”, aseveró.

Jorge Muñiz admitió que no esperaba hacer este programa tan pronto porque tenía un par de meses de haber salido de una emisión en Televisa y no le urgía regresar a la pantalla chica, ya que en la música afortunadamente le ha ido bien, toda vez que trabaja en varias producciones como la gira con Francisco Céspedes y Carlos Cuevas; además de otra con la Sonora Dinamita.

“Estoy seguro de que si salimos adelante va a ser un logro para todos, porque luego dicen ‘el programa de 'Coque'’, pero no es mi programa, porque yo no canto, yo soy uno más de los muchos que están ahí”, señaló el también intérprete.

Finalmente, opinó que si el día de mañana le dicen que no se puede mantener el programa porque requiere más inversión de las ganancias obtenidas, o sólo deciden desaparecerlo, no pasa nada, porque es una oportunidad que vale la pena intentar y sus ganas están bien puestas.