La organización internacional no gubernamental Oxfam lamentó hoy la decisión del gobierno de Haití de retirarle el permiso para operar en el país, pero manifestó que la entiende, tras el escándalo de directivos y cooperantes que contrataron prostitutas tras el terremoto en 2010.

Después de casi cuatro meses de investigaciones, el gobierno del presidente haitiano, Jovenel Moise, retiró la víspera de forma definitiva el permiso de operación a Oxfam tras el escándalo sexual que involucró a personal de esa organización.

El ministro haitiano de Planificación y Cooperación Internacional, Aviol Fleurant, precisó que Oxfam fue declarada “organización no grata” por las autoridades y explicó que la decisión de su país responde a que personal del organismo violó las leyes penales al perpetrar abusos y explotación sexual de haitianas tras el sismo.

Mediante un comunicado en su sitio web, Oxfam dijo que entiende la decisión de Haití, pero aseguró que continuará trabajando en el país más pobre del continente americano en proyectos de desarrollo y reconstrucción a través de sus organizaciones afiliadas en Italia, España y Canadá.

Resaltó que Oxfam ayuda actualmente a 750 mil haitianos “para salir de la pobreza y estar mejor preparados a enfrentar y recuperarse de los desastres naturales”, en referencia al terremoto que azotó al país en enero de 2010, dejando unos 300 mil muertos, igual número de heridos y 1.5 millones de damnificados.

“El comportamiento de algunos empleados en Haití después del sismo fue completamente inaceptable. Nos hemos disculpado con el gobierno y pueblo haitianos por lo ocurrido”, destacó.

Tras estallar el escándalo, el que fuera director de la misión en Haití, Roland van Hauwermeiren, reconoció parte de los hechos, pero apuntó que “hay muchas mentiras”, en tanto la vicedirectora ejecutiva de Oxfam, Penny Lawrence, dimitió a mediados de febrero pasado.

Oxfam aseguró que desde 2011 introdujo medidas más severas para prevenir el acoso y abuso sexual, que incluyó una línea directa para realizar denuncias y la creación de un equipo especial de salvaguarda.

Además, estableció una base de datos global de referencias laborales con el fin de que empleados que hayan cometido faltas en el pasado no continúen trabajando en el sector humanitario.

Con alrededor de 10 mil cooperantes en 90 países, Oxfam es una de las organizaciones de beneficencia más grandes de Reino Unido y recibe un presupuesto público de esa nación europea.