Con tres invitados de lujo, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) recordó esta tarde un aniversario más de la independencia del pueblo cubano, al realizar el foro “1898: La Independencia de Cuba y la Guerra Hispanoamericana. 120 aniversario”.

El panel se integró por los doctores Laura Muñoz Mata, investigadora del Instituto Mora; Gabriela Pulido Llano, de la Dirección de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y Ricardo Domínguez Guadarrama, de la Coordinación de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Domínguez habló sobre las herencias que dejó la Revolución Cubana de 1959 y señaló que ese movimiento encabezado por Fidel Castro “retomó y se inspiró en el movimiento de independencia del siglo XIX, sobre todo en los principios de igualdad; la Revolución, sin embargo, llevó el reclamo al plano de los derechos políticos, y la justicia social.

Por su parte, la Doctora Gabriela Pulido, habló fuerte y claro sobre el papel que en ese tiempo desempeñó el cónsul del gobierno de Porfirio Díaz en La Habana, Andrés Clemente Vázquez, ante el proceso de independencia de Cuba. En su correspondencia, expuso la manera en la que los extranjeros residentes en la isla vivieron el proceso.

La Doctora Laura Muñoz expuso en su oportunidad la manera en la que la revista National Geograpich reprodujo en sus textos y fotografías el discurso imperial de Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico, lo que contribuyó decisivamente a legitimar la intervención estadounidense en la región.

Se analizó el proceso de independencia de Cuba que culminó en 1898 tras una lucha de 30 años. La gesta se libró por etapas, desde la primera insurrección (1868), cuando los autonomistas proclamaron su emancipación y ello dio lugar al primer conflicto, conocido como “Guerra de los 10 años” que terminó con la derrota de los independentistas (1878).

Otro momento decisivo fue liderado por el poeta revolucionario José Martí, quien fundó el Partido Revolucionario Cubano en 1892, con la intención de expulsar a los españoles de la isla, cuando con el apoyo de independentistas provenientes de Haití y Puerto Rico, se lanzaron a la lucha en una guerra que culminó con la muerte de Martí (1895).

De acuerdo con los especialistas, en una tercera etapa, el conflicto se encontró en pausa, donde ni los revolucionarios podían tomar el poder, ni los españoles podían acabar con la rebelión. Así, la intervención estadunidense impulsada por el expansionismo, puso fin al conflicto al firmarse un protocolo en agosto de 1898.

Luego, ante las nuevas condiciones que se establecieron en el Tratado de París, se abrió un periodo de reajuste social cubano. La confrontación con el sistema de dominación de España en la isla durante más de 30 años, se caracterizaba por el enfrentamiento bélico, pero la independencia abrió otro frente en su relación con Estados Unidos.

Sobre el tema de la política exterior de México frente al proceso de emancipación de Cuba, habló la Doctora Muñoz Mata. Por su parte, la Doctora Pulido Llano se centró en cómo se interpretó en las distintas corrientes ideológicas de políticos mexicanos el fenómeno cubano (liberales y conservadores, liberales-científicos).

En tanto que el Doctor Rodríguez Guadarrama, se refirió en el sentido de que los conflictos entre Cuba y Estados Unidos, y los tempranos intereses gubernamentales de la Unión Americana en Cuba, en los años de 1820, estuvieron vinculados a la Doctrina Monroe. Al final, el público generó una sesión de preguntas y respuestas