La cinta “Mr.Gaga”, del guionista y director Tomer Heymann, fue exhibida esta tarde en la Sala Julio Bracho del Centro Cultural Universitario (CCU), con las glosas y comentarios de Emi Murrow, reconocida maestra y bailarina especialista en Técnica Gaga, y Hugo Villa, director de actividades cinematográficas de la UNAM.

La proyección, que se hizo posible por las gestiones realizadas por la Embajada de Israel en México y la Filmoteca UNAM, contó con el plus de la gratuidad, lo que dio pie a que un nutrido grupo de cinéfilos, y sobre todo amantes de la danza, acudieran al recinto para conocer toda la historia y el cúmulo de conocimientos que encierra el celebrado filme.

“Mr. Gaga” es una producción de Israel, Suecia, Alemania y Holanda (2015), y tiene una duración en pantalla de 100 minutos. Tomer Heymann con su hermano Barak, emprendió una odisea que duró siete años, lapso en el que filmó, en su día a día y con todo tipo de detalles, a uno de los coreógrafos más inquietantes de los últimos tiempos, Ohad Naharin.

Con el título original “Null”, fotografía de Itai Raziel y la pista musical original de Ishai Adar, “Mr. Gaga” es una producción de Heymann Brothers Films/Zweites Deutsches Fernsehen (ZDF)/ARTE/AVROTROS, y SVT, y esta tarde fue exhibida en la citada sala hasta donde Emi Murrow llegó acompañada por Villa, para verter someros comentarios.

“Esta película bajó de 41 mil minutos a solamente 100 que el público puede disfrutar en la pantalla. Aunque hay mucho material grabado, lo que vemos una vez editada la cinta es lo más significativo, lo que más representa la vida y la obra del maestro Ohad Naharin, quien es sin duda un coreógrafo excepcional, hacedor de bailarines de enorme calidad”.

Tras señalar lo anterior Emi Murrow destacó la vida, el amor y el intenso trabajo de Ohad Naharin, quien nació en el año 1952 en la ciudad de Kibbutz Mizra, Israel. De acuerdo con sus biógrafos, fue su abuela quien lo incitó a bailar y hacer carrera en esa bella arte; a la fecha compone música, monta coreografías, escribe novelas, pinta y dicta conferencias.

La famosa bailarina agradeció a los presentes el esfuerzo realizado para poder llegar a la sala, y sin hablar español, dejó ver en su lengua materna, inglés, que el agradecimiento es porque por lo regular esa cinta ha sido vista por bailarines, “y si ustedes no lo son, creo que el mérito es todavía mayor, porque la lluvia es fuerte y la temperatura ya descendió”.

Finalmente y antes de correr la película, reveló el dato anecdótico que surgió a lo largo de la realización de la película: “El director y los productores odiaban al ballet y a la danza antes de iniciar el rodaje, pero una vez que conocieron de cerca el trabajo creativo y el movimiento de Ohad Naharin, terminaron amando la pasión de la danza en su estilo Gaga”.