“Oso polar” la primer cinta mexicana filmada totalmente con teléfonos celulares rinde un tributo y es inspiración para todos aquellos que por falta de recursos truncaron un proyecto, afirmó su director Marcelo Tobar.

“La película confirma que para hacer una producción cinematográfica lo que importa es la autenticidad y la honestidad más que el dinero”, declaró en entrevista con Notimex.

El filme que tiene un recorrido por festivales en donde recibió premios, se presentó con gran aceptación en el Festival Hola México de Los Ángeles, California.

“Demostramos que ya no es tiempo de pedirle permiso a las élites para que la gente muestre su corazón y la realidad desde su punto de vista”, manifestó el director, originario de la Ciudad de México.

“El cine latinoamericano depende mucho de los gobiernos de todos nuestros países y mucha gente se queda atrás sin hacer cine porque no consiguen los recursos”, aseguró.

“Esta es mi tercera película, todas las he hecho sin fondos públicos siempre estoy buscando maneras baratas de hacer cine sin perder rigor, sin perder calidad y sin perder emoción, manifestó.

“Hacer la película con dos celulares fue un poco como un experimento, accidente y casualidad. Filme unas cosas con mi celular que se proyectaron en una pantalla de cine”, recordó.

"Luego de ver la película estadunidense 'Tangerine' con imágenes de celular mis amigos me dijeron ya te ganaron la idea; pero no, desde el principio sabía que lo tenía que hacer y no ser el primero porque esto no es competencia, ni maratón; al contrario estabamos felices de decir que no estamos locos”, añadió.

Compartió que de igual forma en el festival de Sundance salió una película hecha con celulares; "a ellos les copiamos algunas cosas técnicas".

“Cuando usas un teléfono para filmar se llena la memoria rapidisimo y no puedes parar. Al principio usamos dos y luego use otros teléfonos distintos”, comentó.

Escribí una historia en la que el contenido de los teléfonos fuera parte de la narrativa. Desde el principio sabía que no quería ocultar que estaba hecha con celulares; quería rendirle un tributo a los videos que grabamos todos como cineastas en potencia.

La película cuenta la historia de "Heriberto", un hombre gay de 38 años que se reencontrará después de muchos años con dos de sus compañeros de primaria "Flor" y "Trujillo".

En su camino a la reunión los tres recuerdan viejos tiempos hasta que "Flor" y "Trujillo" regresan a ser los agresores que fueron de niños y eso obliga a "Heriberto" a enfrentarse a los traumas de su infancia.

La cinta contó con 15 integrantes entre producción y elenco, está protagonizada por Humberto Busto, Veronica Toussaint, Christian Magaloni y Harold Torres. Fue presentada en el festival internacional de Cine de Morelia donde ganó el premio del jurado y luego fue al festival de Cine de Malaga y Alemania y obtuvo los premios del Público.

El director refirió que ahora el uso del celular “es parte de la nueva etapa que pudiera venir y no nos tiene que dar pena que hacemos las cosas con nuestros teléfonos porque no nos alcanza para más. Lo que importa es la autenticidad y la honestidad no el dinero", sentenció.

Tobar manifestó que por siempre los realizadores mexicanos se han ganado una fama de hacer trabajos creativos haciendo ajustes y usando hasta cinta adhesiva y mecates.

Comentó que acaba de hacer un video con estudiantes contándoles como resolvíamos filmar dentro de un coche y nos reíamos mucho como se nos ocurria si es teléfono lo puedes meter en la guantera y grabar desde ahí.

En el camino se te van ocurriendo coas que van nutriendo la originalidad de la película como que tus debildidades se vuelven tus fortalezas, finalizó.