La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) presentó el libro “Antonio Garduño. Fotografía y periodismo en los inicios del siglo XX”, en homenaje al destacado fotógrafo, conocido por sus imágenes de los generales Pancho Villa y Emiliano Zapata en la silla presidencial, en 1914, y los célebres desnudos de Nahui Olin.

En 2016, la doctora Laura Castañeda García inició una investigación con base en las impresiones del maestro Garduño resguardadas en los acervos de la Academia de San Carlos, mientras que el doctor Daniel Escorza Rodríguez encontraba en las bóvedas de la Fototeca Nacional del Institutito Nacional de Antropología e Historia (INAH) algunos registros de prensa del propio artista de la lente que datan del periodo 1911-1915.

De acuerdo con un comunicado, ambos trabajos representaron una búsqueda profunda en archivos y colecciones particulares que permitieron a los especialistas en arte e historia sacar a la luz el cuerpo de imágenes de este creador mexicano y plasmarlo en este libro.

La edición de la Coordinación de Extensión Universitaria de la Unidad Xochimilco incluye la trayectoria fotográfica del autor, dividida en cinco fases que dan cuenta de su destreza detrás del visor de la lente.

La primera etapa es descrita por sus estudios en la Academia de San Carlos, durante su paso por el taller de pintura del maestro Antonio Febrés, quien revolucionó la enseñanza artística en México al introducir el desnudo y la fotografía en sus clases.

En estas clases se generaba un singular ambiente cultural en el que participaban Garduño junto a sus compañeros José Clemente Orozco, Diego Rivera, Saturnino Herrán, Roberto Montenegro y Francisco Goitia, entre otros que marcaron la época.

Para entonces dos factores confluían en la renovación del lenguaje fotográfico, por un lado la técnica y las cámaras que posibilitaron mayor movimiento y libertad, logrando imágenes sin pose, registros cándidos y retratos de personajes no célebres.

Y por el otro, el desarrollo de técnicas de impresión en publicaciones periódicas que permitieron observar con mayor nitidez las iconografías, abriéndose así nuevas puertas para los artistas de la lente.

En ese periodo el joven Garduño documentó el final del Porfiriato y el proceso de la Revolución Mexicana, consiguiendo tomas libres que se mantienen como parte del registro oficial de dicho periodo, que conserva imágenes de Francisco I. Madero, Victoriano Huerta y Emiliano Zapata, entre otros.

Sus trabajos como fotoperiodista aparecen en "El Diario", "Revista de Revistas", "La Ilustración Semanal", "Novedades", "Revista Ovaciones", "Revista del Automóvil" y "Helios", donde se desempeñó como editor, entre otras publicaciones.

Sin embargo, su faceta más conocida fue el periodo en que realizó retratos al cuerpo desnudo de Carmen Mondragón, mejor conocida como Nahui Olin, quien complació su deseo de ver plasmado su cuerpo en distintas sesiones fotográficas desarrolladas tanto en el Estudio Garduño, como en las playas de Veracruz.

“Antonio Garduño. Fotografía y periodismo en los inicios del siglo XX”, es una obra que rescata la biografía, la iconografía y el aporte de Garduño a esa actividad en México.