Los empresarios de Brasil, país favorito para ganar la Copa del Mundo, no creen que el torneo de futbol vaya a impulsar el consumo, según un sondeo que apunta a que una cuarta parte de los encuestados incluso creen que caerá la facturación de sus empresas durante la justa.

Apenas el 28 por ciento de los dueños de empresas o los ejecutivos brasileños creen que habrá un aumento de la facturación durante la Copa del Mundo, que comienza mañana con el partido inaugural entre Rusia y Arabia Saudita.

El sondeo, realizado por la empresa Boa Vista SCPC en base a entrevistas con mil empresas de varios sectores, muestra que el pesimismo económico en Brasil se antepone al eventual buen andar de la "canarinha’" que debuta el día 17 ante Suiza.

Así, apenas el 37 por ciento de los comerciantes y el 25 por ciento de los industriales cree que habrá un aumento de la facturación durante la Copa.

Los ánimos empresariales tampoco mejoran aunque Brasil llegara a la final el 15 de julio, según la encuesta, que muestra que el 74 por ciento de los encuestados no cree que su empresa tendrá mayores beneficios, por lo que el 95 por ciento descarta contratar más personal para el período de la Copa.

Una encuesta publicada esta semana mostró que el interés de los brasileños por la Copa del Mundo es cada vez menor, y el 53 por ciento de los ciudadanos del país dicen desinteresarse por el evento.

Azotado por una economía paralizada, escándalos masivos de corrupción política y la incertidumbre de las elecciones de octubre, este es el Mundial que menor interés genera en los brasileños desde 1994, según los sondeos.