El compositor de jazz, Antonio Sánchez, creador de la banda sonora de la película “Birdman (Or The Unexpected Virtue Of Ignorance)” y considerado uno de los mejores bateristas del género a nivel internacional, musicalizará en vivo la cinta en el Auditorio Nacional este 13 de junio.

En conferencia de prensa, el músico mexicano habló de su experiencia al musicalizar la cinta dirigida por el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, y que fue ganadora de cuatro premios Oscar en 2015.

“No tengo palabras para describir lo que siento por lo que va a pasar mañana, muchos saben que soy mexicano y vivo en Estados Unidos, pero tocar en mi país es especial para mí. He tocado en Bellas Artes y ahora tocar en el Auditorio Nacional es algo que jamás en mi vida me hubiera imaginado que pasaría”, expresó.

El músico agregó que una de las cosas que más le entusiasma de esta presentación, es que será el único músico en escena y no tendrá que compartir con nadie el escenario.

El trabajo del mexicano en esta cinta, que le mereció un premio Grammy en 2016, consistió en crear un score ejecutado totalmente con batería, una combinación de percusiones llenas de fuerza y mucha improvisación, para ambientar los diálogos y momentos incidentales.

Este proyecto fue un parteaguas en su carrera profesional. El baterista recordó que su primer acercamiento con González Iñárritu fue a través del programa radiofónico "Magic Nigths", que era conducido por el cineasta.

Muchos años después, Sánchez conoció al director mexicano al término de un concierto del Pat Metheny Group, ensamble del que forma parte el baterista, e iniciaron una buena amistad. Después de un tiempo, en 2013 recibió una inesperada llamada del cineasta para formar parte de la afamada película.

Al recibir el guión se sintió impactado y entró en pánico al imaginar que toda la película debía ser musicalizada solo con su batería. Con una plena confianza en su connacional, el músico se trasladó a la ciudad de Nueva York, lugar donde se grabó todo el filme.

A cuatro años de lograr esa hazaña, el mexicano dijo sentirse emocionado por el éxito que esta película le trajo a su vida.

“Lo que me gusta de hacer estos shows en vivo es tratar de mantener el efecto dramático que se mostró en la cinta, pero hay momentos en los que improviso. Lo interesante de la improvisación es que todo te afecta, todo influye en mi música y esa es la magia y la incógnita que me mantiene interesado, porque siempre es impredecible”.

En otros temas, el baterista aseveró que el gran problema para el jazz en México y en el mundo, es la falta de difusión en los medios comerciales. Esto deriva en una carencia de información para adentrarse a este género, ya que es casi imposible generar amor por él, si no se tiene el contexto adecuado.

A pesar de esta situación, Sánchez reconoció que existe mucho talento mexicano y hay buenos maestros en nuestro país. Al referirse a la master class que impartió ayer en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), expresó que el objetivo fue inspirar a los músicos jóvenes para que no se rindan y darles un ejemplo de que con voluntad y disciplina, pueden lograr sus metas.

“Birdman (Or The Unexpected Virtud of Ignorance)” (2014), obtuvo cuatro premios Oscar como Mejor Película, Mejor Director (Alejandro González Iñárritu), Mejor Guión Original y Mejor Fotografía (Emmanuel “El Chivo” Lubezki).

Antonio Sánchez nació en la Ciudad de México el 1 de noviembre de 1971. Empezó a tocar la batería a los cinco años y a actuar profesionalmente en su adolescencia.

Estudió la licenciatura de Piano y Composición en el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), y en 1997 se graduó con honores en el Berklee College of Music en Boston, Massachusetts, una de las mejores escuelas de música en el mundo.