Un frente de mal tiempo que llegó el domingo a la zona central y sur de Chile, y que comenzó a declinar la tarde de hoy, ha dejado al menos a unas siete mil personas en el aislamiento, dijeron autoridades.

La estatal Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) dijo que hay unas cinco mil 500 personas aisladas en Lonquimay, 750 kilómetros al sur de Santiago, como consecuencia de una intensa caída de nieve en la Región de La Araucanía, que provocó el cierre de varios caminos.

A ellas se suman mil 753 personas aisladas en Curarrehue, 821 kilómetros al sur de esta capital, en la misma región, por iguales causas.

A las personas aisladas se les entregaron cajas de alimentos, frazadas, agua envasada y raciones, en espera de que los caminos sean despejados en las próximas horas por personal de la Dirección de Vialidad y el Ejército.

La Dirección Meteorológica de Chile pronosticó temperaturas mínimas de hasta seis grados centígrados bajo cero a partir de este martes en gran parte del país, en particular entre las regiones de Coquimbo (norte) y La Araucanía (sur).

Los santiaguinos se sorprendieron este lunes por la tarde con la caída de granizo por algunos minutos en el centro de la capital, que se acumularon en las calles y plazas debido a la baja temperatura ambiental.

La nieve permitió sin embargo y por unos minutos diversos juegos entre niños y adultos.