La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) continúa el seguimiento al retiro de residuos peligrosos que dejó una empresa en una mina de tezontle en el Cerro de la Cruz, en el municipio de Salamanca, Guanajuato.

La compañía infractora, denominada Químicos y Derivados, deberá cumplir con la resolución administrativa, emitida el 6 de abril pasado, por medio de la cual fue sancionada con una multa de seis millones de pesos, por el depósito inadecuado de desechos, y con el compromiso de sacar 50 toneladas promedio mensuales del socavón donde los puso.

En un comunicado, la Profepa detalló que la empresa ha retirado tres mil 883.67 toneladas de residuos en el periodo de 2013 a 2017, y este año este año 168.25 toneladas, pero además refrendó el compromiso de extraer la totalidad de los mismos y enviarlos a un lugar autorizado para su disposición final.

De acuerdo con la resolución del caso, la empresa infractora deberá retirar y enviar el total de los residuos peligrosos ácidos a tratamiento y/o confinamiento en empresa autorizada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

También deberá presentar el programa de remediación del sitio contaminado, integrado con estudios de caracterización; estudios de evaluación del riesgo ambiental, investigaciones históricas y propuestas de remediación respectivas.

Asimismo, deberá entregar a la Profepa la propuesta de remediación avalada y aprobada por la Secretaría de Medio Ambiente, para su revisión y seguimiento hasta su cumplimiento puntual.

Es decir, detalló en un comunicado, llevará a cabo la remediación del suelo de la oquedad o socavón de la mina ubicada en el Cerro de la Cruz, del ejido de San José Uluapa.