Un equipo de investigadores de los campus Guadalajara y Tuxtla de la Universidad del Valle de México (UVM) ganó el premio David A. Wilson a la Excelencia en la Enseñanza y el Aprendizaje 2017-2018, por su proyecto “Mecatrónica Educativa”, que es una estrategia educativa basada en el aprendizaje activo dirigido a estudiantes de Ingeniería Mecatrónica.

El equipo ganador estuvo encabezado por los doctores Luis Fernando Luque y Neín Farrera, quienes se sumaron a otros cinco investigadores pertenecientes a universidades de la red Laureate, ubicadas en diversas naciones en el mundo.

Farrera, líder de Investigación de la UVM campus Tuxtla, dijo que el mundo está viviendo una nueva etapa, la cuarta revolución industrial, también llamada Industria 4.0, que promueve la revolución digital de las industrias, a través del uso de la inteligencia artificial y el internet de las cosas.

Esta revolución, señaló Farrera, generará nuevos empleos, por lo que las capacidades que se requieren en el sector industrial cambian. Una de las primeras manifestaciones de la ingeniería educativa es la robótica educativa, la cual es una herramienta que apoya los procesos de enseñanza-aprendizaje que toma la dimensión de medio y no del fin.

El proyecto de los investigadores de UVM propone la creación de la Mecatrónica Educativa, la cual es una estrategia que tiene como fin desarrollar las capacidades y habilidades que exigen los empleos de la nueva era industrial, que promueve el pensamiento crítico de los estudiantes para generar soluciones y propuestas innovadoras a problemas de automatización industrial.

También se busca el control automático de procesos que viven las empresas del sector industrial en la actualidad.

La Mecatrónica Educativa integra el modelo educativo de la UVM, recursos y espacios académicos ya existentes, actividades prácticas y prototipos mecatrónicos a través del aprendizaje activo.

Además, se busca que con la inclusión de la Mecatrónica Educativa se incremente el nivel de atracción de los estudiantes por su carrera, al tener una participación activa intensiva en sesiones experimentales y así reducir el porcentaje de deserción estudiantil.

Al mismo tiempo se forman los nuevos ingenieros que serán los encargados de fortalecer y fomentar la próxima revolución tecnológica industrial 4.0, potenciando nuevos negocios y el desarrollo social y económico de los países, explicó.

Los participantes en este proyecto ganador son, del campus Guadalajara: Luis Fernando Luque Vega, Jorge Enrique Ruiz Duarte, Miriam Alejandra Carlos Mancilla y Emmanuel López Neri, Por el campus Tuxtla: Neín Farrera Vázquez, Aldo Aguilar Castillejos, Osbaldo Ysaac García Ramos y Joel Moreira Acosta.

El premio David A. Wilson, creado por Laureate International Universities, tiene por objeto el reconocimiento a la dedicación y servicio en favor de la educación.

Para ser candidato al galardón, los aspirantes deben reunir ciertos requisitos como ser académicos de tiempo completo con un mínimo de dos años de antigüedad, tener compromiso con la excelencia, presentar un tema sólido de investigación relacionado con la docencia en educación superior que pueda ser completado hasta en un año a partir de la fecha de la entrega del premio, y estar dispuesto a garantizar la presentación o publicación de los resultados de la investigación en una revista académica arbitrada, entre otros.

El premio David A. Wilson, consiste en 25 mil dólares por un periodo de rendimiento que finalizará el 30 de junio de 2020; los fondos en efectivo se utilizarán para apoyar actividades de investigación asociadas con la propuesta presentada para el mencionado certamen.