La arquitectura para Valerio Olgiati (1958) es un ejercicio de creación absolutamente subjetivo; es una arquitectura que estaría más cerca a un ejercicio artístico como arte, que a una arquitectura como la resolución de los problemas, aseguró Miquel Adria, director de la "Revista Arquine".

Entrevistado durante un recorrido por la exposición “Valerio Olgiati. La idea de la arquitectura”, que está en vísperas de que concluya en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, el también director del Festival Mextrópoli sostuvo que es de esta manera como el creador suizo concibe la arquitectura.

“Muestra de ello se refleja en esta exposición al presentar esta serie de maquetas que prácticamente no tienen explicación, es decir, no presentan ficha bibliográfica respecto a si es un edificio de museo o de oficinas, no brinda más indicaciones, encapsula la información.

“Y ello se debe a que mantiene la autonomía creativa, en la que la forma resultante ya no tiene que ver que sea una respuesta a los requerimientos funcionales y programáticos”, comentó el también arquitecto.

La exposición, que se presenta en el espacio museístico, ofrece una selección de 14 proyectos representados con modelos arquitectónicos de yeso en una escala de 1:33, acompañados de dibujos e imágenes, en los que se revisan los últimos 20 años del trabajo creativo de Olgiati.

Interesado en una arquitectura “no contextual” que surge de sí misma, Valerio ofreció la noche de este martes un recorrido por esta exposición, en la que sus obras se caracterizan por la pureza de sus formas, materiales e iluminación, creando una experiencia estética que revela el minucioso y particular proceso creativo.

Olgiati no otorga valor al uso de tipologías o estudios precedentes, sino que considera “la experiencia del espacio como la base para formar una obra arquitectónica”.

Desde que fundó su oficina en 1996, el arquitecto ha atraído las miradas de los círculos de arquitectos nacionales e internacionales por su propuesta que ha cobrado importancia por su intensidad, precisión, pureza de sus formas, materiales e iluminación.

“Valerio Olgiati es uno de los arquitectos más críticos, más herméticos, tiene una obra interesante que no se puede catalogar, no se puede meter en un grupo de tendencia, es una obra muy personal en la que privilegia todos los aspectos intrínsecos de la arquitectura.

“Es un personaje que se interesó por la arquitectura de todos los siglos, la columna, la relación de la columna con las losas, la relación de la luz y la sombra, para tratar de ser novedoso en ese territorio milenario”, dijo Miquel Adria.

Añadió que la muestra, que concluye el 17 de junio próximo, continuará su itinerario por otros países en Europa.