Si se frena la reforma educativa, se pone en riesgo la continuidad del plan para promover la convivencia y el desarrollo de habilidades socio-emocionales, consideró la coordinadora del Programa Nacional de Convivencia Escolar de la Secretaría de Educación Pública (PNCE), Oldak Finkler.

Al participar en el taller Educación del Holocausto en Latinoamérica, consideró que para reestructurar el tejido social es necesario trabajar en forma integral con toda la comunidad educativa en forma coordinada con todos los sectores públicos involucrados.

Finkler expuso los avances del Programa Nacional de Convivencia Escolar de la Secretaría de Educación Pública en el taller organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el gobierno de Guatemala.

Indicó que, dentro de la currícula del nuevo modelo educativo para el nivel secundaria están integrados proyectos de investigación sobre el holocausto.

Recordó que el PNCE trabaja desde la parte preventiva y formativa que abona a la generación de ambientes de convivencia armónicos, pacíficos, dirigidos a toda la comunidad escolar del nivel de educación básica y aclaro que el acoso escolar es sólo una de las muchas manifestaciones de violencia en las escuelas.

Con la asistencia de representantes de Costa Rica, Uruguay, Chile, Francia, Argentina, El Salvador, Guatemala y México, destacó la importancia de que en el país se continúe con perspectiva global.

Señaló que para ello se realizó una investigación nacional, en la que se obtuvo después de la aplicación del PNCE una reducción del 25 por ciento de conductas violentas y una mejora de 27 por ciento de la percepción de docentes y directores del clima escolar.

Comentó que la SEP, en coordinación con el Museo Memoria y Tolerancia en México, apoya el desarrollo de un museo itinerante que recorra las escuelas públicas de las 32 entidades del país.

Precisó que se han establecido alianzas con la Secretaría de Gobernación, la Policía Cibernética y el sistema de emergencia 911 para el diseño de una política nacional en materia de convivencia y seguridad escolar.

Planteó que para desarrollar niños felices y exitosos se debe trabajar en la adecuada capacidad de solucionar conflictos, empatía, tolerancia y una perspectiva de igualdad de derechos y equidad de género.

Finkler destacó la importancia del trabajo que se hace con los alumnos para generar una cultura de paz y de legalidad para abonar a reducir eventos de violencia extrema como son los genocidios.