El gobierno de Venezuela anunció hoy la liberación del ciudadano estadunidense Joshua Holt, quien pasó dos años preso, acusado de presunto espionaje, violencia y acciones contra la Constitución, en una medida que promete abrir un nuevo capítulo en las relaciones con Estados Unidos.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, confirmó la liberación de Holt y su esposa venezolana, de nombre Thamy.

Holt, quien estaba preso en instalaciones del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en Caracas, fue trasladado la noche del viernes a la embajada de Estados Unidos para abordar un avión a su país, dijeron organizaciones defensoras de derechos humanos.

La liberación se concretó después que el presidente venezolano Nicolás Maduro se reuniera en el palacio de Miraflores con el legislador Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estado Unidos.

El gobierno de Washington había solicitado la liberación por razones humanitaria de Holt, quien se encontraba entre los presos venezolanos que realizaron un motín la semana pasada en la sede del Sebin para protestar por sus condiciones de detención.

En el marco del desconocimiento de Estados Unidos a las elecciones venezolanas del domingo pasado, Caracas declaró persona no grata y expulsó al encargado de negocios de Estados Unidos, Todd Robinson, quien exigió conocer la situación del preso estadounidense.

Holt, de 24 años, es un misionero mormón que estaba detenido desde el 30 de junio de 2016, acusado de supuesto espionaje y porte ilegal de armas, y quien afrimaba que conoció a su novia por internet y viajó a Venezuela para casarse.

Con este gesto de Caracas, se espera algún cambio en las relaciones con Estados Unidos, que durante la semana impuso nuevas sanciones financieras, en represalia por la reelección de Maduro en los comicios del 20 de mayo, que Washington y otros gobiernos consideraron ilegítimos.