Los líderes de Corea del Norte, Kim Jong-un, y de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunieron hoy en la zona desmilitarizada de la frontera común para dialogar sobre la cumbre entre el líder norcoreano y el presidente estadunidense Donald Trump, cuyos detalles se darán a conocer mañana domingo.

El secretario presidencial de prensa de Corea del Sur, Yoon Young.chan, informó que esta segunda cumbre bilateral, tras la celebrada el 26 de abril pasado, tuvo una duración de dos horas y se llevó a cabo en el edificio Tongilgak, situado en el lado norte de la aldea de la tregua de Panmunjom.

“Los dos líderes intercambiaron sus opiniones honestamente para implementar la Declaración de Panmunjom firmada el 26 de abril y para celebrar una cumbre exitosa entre Corea del Norte y Estados Unidos", dijo Yoon, en un comunicado divulgado por la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

"Con el acuerdo de ambas partes, Moon anunciará en persona el resultado de la reunión de hoy (sábado) a las 10:00 horas del domingo", añadió.

La segunda reunión de Kim y Moon se mantuvo en absoluto secreto, y sólo se supo que por Corea del Sur participó el jefe del Servicio de Inteligencia Nacional, Suh Hoon, y por Corea del Norte el vicepresidente del comité central a cargo de los asuntos intercoreanos del gobernante Partido de los Trabajadores, Kim Yong-chol.

La cita de los líderes coreanos se dio luego que el jueves, el presidente estadunidense canceló la cumbre entre Pyongyang y Washington prevista para llevarse a cabo en Singapur el 12 de junio próximo, aunque al día siguiente, el propio Trump dijo que la realización del histórico encuentro era posible.

El mandatario estadunidense informó que Washington y Pyongyang mantienen conversaciones y que ambas partes quieren que la reunión se celebre en Singapur y se mantenga para el próximo 12 de junio, pero si es necesario se realizará más allá de esa fecha.

"Vemos que es una suerte que las brasas del diálogo entre Corea del Norte y Estados Unidos no se hayan extinguido por completo y estén cobrando vida nuevamente", dijo Kim Eui-kyeom, portavoz del presidente surcoreano, en un comunicado.

"Estamos observando cuidadosamente los desarrollos", añadió.