Mayoría de comunidades en EUA en declive económico desde 2000: informe

La mayoría de las comunidades en Estados Unidos han sufrido un declive económico sin freno por lo menos desde el año 2000, mientras que la expansión de la economía se ha concentrado sólo en algunas...

La mayoría de las comunidades en Estados Unidos han sufrido un declive económico sin freno por lo menos desde el año 2000, mientras que la expansión de la economía se ha concentrado sólo en algunas zonas del país, según un informe publicado esta semana.

Elaborado por el centro de análisis Economic Innovation Group, el análisis muestra que el quintil más acaudalado y el más pobre han seguido “trayectorias económicas diametralmente opuestas” en el siglo XXI.

El crecimiento y la oportunidad rodean en particular a los habitantes de áreas consideradas favorecidas, destacó el informe “Velocidad de escape. Cómo se alejan comunidades de élite en la carrera del siglo XXI por empleos, negocios y capital humano”.

El documento concluyó que algunas zonas del país “han disfrutado de 15 años de crecimiento casi ininterrumpido y de un nivel de vida que aumenta rápidamente”.

En contraste, “la mayor parte de las comunidades estadunidenses sólo han visto avances modestos y todavía tienen profundas cicatrices de la Gran Recesión”. Para los dos quintiles ubicados al fondo de la medición de bienestar “la situación es mucho más sombría”, según el texto.

“Una era de prosperidad inigualable para miles de comunidades y decenas de millones de estadunidenses ha crecido junto a lo que equivale a una depresión moderna profunda y sostenida en las comunidades que albergan a muchos de los ciudadanos menos favorecidos del país”, señaló el reporte.

Las 25 mil 500 áreas analizadas en el estudio generaron 6.8 millones de empleos entre 2000 y 2015, de los cuales 6.5 millones se crearon en sólo 20 por ciento de las comunidades del país.

En cambio, las comunidades agrupadas en los dos quintiles menos favorecidos han visto un decrecimiento del empleo de 0.1 millón y de 2.2 millones, respectivamente. Esa reducción fue mayor a la pérdida de población que experimentaron dichas comunidades.

Las comunidades más prósperas tienen mayor acceso a la inversión, mayores tasas de formación de nuevos negocios, trabajadores más educados y mejores viviendas, lo que les permite atraer más inversionistas.

Mientras tanto, en las comunidades menos favorecidas, cuya población tiene el doble de probabilidad de estar desempleada, crece el resentimiento contra las comunidades prósperas y contra los políticos del estatus quo, advirtió el documento.

El 10 por ciento más próspero de las zonas poblacionales consideradas élite, donde viven unos 41 millones de personas, están prosperando en casi todos los indicadores de bienestar y han obtenido la abrumadora mayoría del crecimiento neto del empleo desde 2000.

Las áreas de clase media experimentan diversos grados de éxito, pero aún están muy por debajo de las condiciones de las comunidades prósperas, mientras que muchos apenas se mantienen por encima de la pobreza y algunos no han logrado recuperarse de la Gran Recesión.

El 20 por ciento de los áreas más pobres del país, que albergan alrededor de 52 millones de personas, están en una lucha constante para escapar de las fuerzas combinadas de pérdida de empleos, altas tasas de pobreza, bajo nivel de educación y precios de bienes raíces a la baja.

El informe resaltó que las áreas más prósperas se encuentran en todos los estados del país, incluso en las zonas rurales. Mientras tanto, el 10 por ciento de las comunidades menos favorecidas se encuentran en la zona de los Apalaches, el sureste y las zonas rurales del suroeste.

Asimismo, las minorías están desproporcionadamente concentradas en las comunidades más afectadas del país, de acuerdo con el análisis.