El director general adjunto de Crédito y Riesgo Crediticio de Grupo Financiero BX+, Alejandro Rolón, advirtió que un cambio de modelo económico incierto en el país, de cara a las próximas elecciones, frenará la demanda de crédito.

Independientemente de quién sea el próximo Presidente de México, si se mantiene el rumbo económico del país de los últimos 20 años la tasa de referencia del Banco de México (Banxico) tenderá a revertir la trayectoria ascendente y llegar a un nivel inferior, donde el crédito vuelva a ser de nuevo un importante motor para la economía y las empresas.

En reunión con representantes de los medios de comunicación, añadió que “si se cambia a un modelo económico que no funciona o en el que no haya certidumbre, la tasa no va regresar y va ser muy difícil el tomar el crédito”, resaltó.

Señaló que si bien el dinamismo del financiamiento entre el sector empresarial no se ha detenido en lo que va del año, frente a la coyuntura de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y del proceso electoral el crédito solicitado más bien responde a las necesidades de liquidez de corto plazo de las compañías que a otro tipo de requerimientos.

“No vemos que las empresas estén invirtiendo de largo plazo como para aumentar la capacidad, instalar otra planta o lanzar una nueva línea de producción, tienen incertidumbre con ver qué va a pasar y a partir de esa base poder decidir”, reconoció.

Comentó que a corto plazo el flujo de crédito ha seguido con muy buen ritmo entre todo el sector empresarial, sin embargo, reiteró que la menor demanda se presenta en el financiamiento, que va incorporado a planes de inversión más allá de este mismo año, tanto de Pequeñas y medianas empresas (pymes) como de grandes corporativos.

Afirmó que si la tasa de fondeo en el país llegara con un nuevo modelo económico a un promedio de 9.0 por ciento, será seguro que se materialice una desaceleración del crédito en todos los segmentos y no solo en el financiamiento empresarial.

“La tasa se ha duplicado y para una empresa el costo financiero se duplicó, y eso obviamente genera inflación porque la empresa trata de repercutir en su precio final lo que está pagando”, explicó.