La Central de Abasto de la Ciudad de México instaló el Comité para Restablecimiento del Abasto Privado en Situaciones de Emergencia (PRAPSE) para garantizar el abasto de productos y alimentos de forma suficiente, oportuno y en las mejores condiciones, en caso de algún suceso extraordinario.

El secretario Particular de la CEDA capitalina, Juan Carlos Tetlalmatzin Cordova, indicó que, por su ubicación geográfica, la ciudad está expuesta a distintos fenómenos naturales que provocan daños materiales y humanos.

“Es de fundamental importancia este día, ya que con la instalación del Comité se busca garantizar el abasto privado ante desastres y el flujo de productos hacia las zonas demandantes”, dijo en un comunicado.

Recordó que la Central de Abasto es el centro alimentario más importante del país, por lo que su operación debe estar garantizada, incluso en emergencias, como ocurrió en los sismos de 1985 y en pasado septiembre, ocasiones en las que el mercado mayorista continuó sus labores con normalidad.

Por su parte, el delegado Federal Metropolitano de la Secretaría de Economía y Secretario Técnico de PRAPSE, Jaime del Río Navarro, expuso que la iniciativa planteará los mecanismos adecuados ante una situación de emergencia, donde el sector privado y el gobierno activarán el abasto de productos en zonas que sufran afectaciones.

El funcionario sostuvo que esta acción también servirá para apoyar la recuperación de la actividad económica, a través de la implementación de acciones preventivas, durante y posterior a una emergencia.

Durante la sesión, se reconoció la importancia alimentaria de la Central, como responsable del 80 por ciento de abasto de productos en la zona metropolitana, y un 35 a nivel nacional.

Además de cumplir con su labor cotidiana, el corredor comercial fue centro logístico fundamental en el acopio de ayuda humanitaria, cuyos alimentos e insumos fueron utilizados en la preparación de comida para damnificados y brigadistas del sismo del 19 de septiembre, en beneficio de más de 25 mil personas.