Muere en hospital condenado a pena de muerte hace 36 años en California

Royal Hayes, condenado a pena de muerte acusado de dos asesinatos cometidos en 1981, falleció a los 81 años de edad, por causas aún por determinar, reportaron autoridades penitenciarias.Hayes esperó...

Royal Hayes, condenado a pena de muerte acusado de dos asesinatos cometidos en 1981, falleció a los 81 años de edad, por causas aún por determinar, reportaron autoridades penitenciarias.

Hayes esperó 36 años para ser ejecutado tras ser encontrado culpable de los asesinatos de su exnovia, Lauren de Laet, y su compañero, Donald MacVicar en la Universidad de California (UC), en Santa Cruz.

Los investigadores indicaron que Hayes atrajo por separado a cada víctima a un lugar remoto en el campus de UC Santa Cruz con el pretexto de darles cocaína para pagar una deuda.

Hayes les dijo a las víctimas que necesitaban ser registradas y luego les disparó a cada uno en la parte posterior de la cabeza. Testigos declararon que el acusado cortó las manos y cabezas de las víctimas para evitar su identificación y enterró los torsos en una tumba poco profunda.

California no ha ejecutado a sentenciados a muerte desde 2006, después de varias disputas legales que se han enfrascado por los químicos que se usan en las inyecciones letales.

California tiene unos 748 presos en el pabellón de la muerte, la cifra más alta en Estados Unidos, y los desafíos legales sobre la inyección letal han impedido ejecuciones desde 2006.

Los condenados en California languidecen por décadas y tienen más probabilidades de morir por causas naturales que por inyección letal. Hay casi 750 presos en el pabellón de la muerte y sólo 13 han sido ejecutados desde 1978 - el último en 2006.