De La Calle, el artífice de la paz quiere reconciliar a Colombia

El artífice del Acuerdo de Paz con la guerrilla de las FARC, Humberto de la Calle, busca la presidencia de Colombia en las elecciones de este 27 de mayo, con la bandera de la reconciliación entre los...

El artífice del Acuerdo de Paz con la guerrilla de las FARC, Humberto de la Calle, busca la presidencia de Colombia en las elecciones de este 27 de mayo, con la bandera de la reconciliación entre los colombianos, después de 53 años de conflicto.

De la Calle, es el aspirante con mejor formación y experiencia en la vida pública colombiana, con credenciales que van desde maestro de provincia hasta la vicepresidencia de Colombia que ocupo en el gobierno de Ernesto Samper, cargo al que renunció después del escándalo del ingreso de dineros de la mafia a la campaña presidencial de 1994, que se conoció en este país como “Proceso 8000”.

El último cargo que ocupo De La Calle, quien se autodefine como hijo de la violencia, fue jefe del equipo negociador del gobierno de Juan Manuel Santos con las guerrillas de las FARC, que dejaron las armas y se convirtieron en partido político después de la firma del Acuerdo de Paz , en noviembre del 2016.

Pero además este dirigente político militante del tradicional Partido Liberal, jugo un papel preponderante de la redacción y aprobación en la Constitución de 1991 en la Asamblea Constituyente, que surgió después de la firma de los acuerdos de paz con el insurgente M19 y otros grupos rebeldes entre 1989-1991.

De La Calle es considerada por la gran mayoría de los analistas políticos, por editorialistas, académicos, políticos de derecha e izquierda y por las propias encuestas sobre imagen positiva de políticos, que es el mejor para dirigir los destinos de Colombia en los próximos cuatro años, pero paradójicamente en intención de voto de los colombianos, es el más resegado de los cinco aspirantes a la Casa de Nariño.

El hombre artífice de los acuerdos de paz que llevó a la dejación de armas de las FARC, no logró superar la barrera del 10 por ciento durante toda la campaña, incluso en lugar de subir bajo hasta un cinco por ciento, según los últimos sondeos que se dieron a conocer en Colombia.

La explicación para que De La Calle, no haya repuntado en las encuestas, es ser el candidato del tradicional Partido Liberal, que como el resto de agrupaciones partidistas tienen el más alto desprestigio entre los 36 millones de electores potenciales que existen en Colombia.

La otra razón- que exponen los analistas- es que el ex negociador también es afectado por el desgaste del gobierno de Juan Manuel Santos y la polarización que vive Colombia entre los que apoyan el Acuerdo de Paz y su implementación y aquellos que no quieren ver a los de las FARC haciendo política sino en la cárcel.

El eje de su campaña es la defensa del Acuerdo de Paz, con puntos y comas, porque fue un compromiso del Estado para parar una guerra que dejó cerca de 300 mil muertos y ocho millones de víctimas.

“Para construir un país donde quepamos todos…Vamos a poner la paz en marcha”, es el slogan De La Calle, quien no deja de alertar a los electores que si llega el candidato de la derecha, Iván Duque, la paz quedará en riesgo.

Recordó que modificar los acuerdos de paz en asuntos como el Tribunal de Paz y la participación de la ex guerrilla en política, es quebrar la medula central del pacto firmado el noviembre del 2016, y se desencadenaría otro tipo de violencia en Colombia.

Para este hombre constitucionalista “el fin de la guerra no es el fin de todas las injusticias (…) Si bien es cierto que cuatro años no son suficientes para acabar con todas las injusticias de nuestro país; sí son suficientes para cambiar el rumbo, y dejar abonado el terreno para que sean los jóvenes los que lleven al país hacia una nueva era”.