El galardonado actor afroestadunidense Morgan Freeman fue acusado por ocho mujeres de hostigamiento sexual o conducta inapropiada, lo que motivó una disculpa pública del artista.

Una investigación de la cadena CNN documentó las historias de 16 mujeres, ocho de las cuales, incluidas productoras, asistentes e incluso periodistas, dijeron haber sido objeto de actos de asedio sexual o conducta inapropiada por parte de Freeman. Las otras ocho fueron testigos de los hechos.

Freeman, de 80 años y considerado uno de los actores más populares de Hollywood, ofreció disculpas a las mujeres, ninguna de las cuales reportó los hechos a la policía.

“Cualquiera que me conozca o haya trabajado conmigo, sabe que no soy una persona que ofendería intencionalmente o que deliberadamente haga sentir a alguien incómoda”, señaló Freeman.

“Me disculpo ante cualquiera que se haya sentido incómoda o no respetada, esa nunca fue mi intención", añadió el protagonista de filmes como "Seven", "Invictus" y "El chofer y la señora Daisy".

Las mujeres que acusaron a Freeman trabajaron como empleadas de su empresa Revelations Studios y todas coincidieron en haber sido asediadas por el actor, que solía hacer comentarios sobre sus cuerpos.

“Él hacía comentarios de nuestros cuerpos (...) sabíamos que si estaba por allí no deberíamos usar blusas que mostraran nuestros senos o nada que mostrara nuestro trasero, es decir ninguna ropa apretada”, indicó una de sus productoras, quien pidió el anonimato.

Las mujeres describieron un patrón de comportamiento inapropiado por parte de Freeman en las locaciones de sus películas. Algunas denunciaron que el actor les dirigía comentarios peyorativos y una de ellas dijo que el actor hizo incluso un comentario discriminatorio.

Otra de las mujeres declaró que Freeman trató en varias ocasiones de subirle la falda o manosearla.

Sin embargo, la investigación de CNN, que recogió el testimonio de decenas de mujeres a lo largo de varios meses, mostró también que otras entrevistadas dijeron nunca haber visto un comportamiento inapropiado de Freeman y lo consideraron un caballero profesional.